La composición del Ad Astra de Max Richter se inspira tanto en la dimensión psicológica de su protagonista, como en las circunstancias físicas que conlleva el viaje que realiza a través del espacio. el astronauta Roy McBride interpretado por Brad Pitt.

Max Richter es un músico, compositor; considerado un polimatemático electroacústico y algo así como un alquimista del sonido que no parece interesado en encajar en ningún género específicamente. Estudió en la Real Academia de Música del Reino Unido, pero ha trabajado con bandas de música electrónica como Future Sound de Londres. El trabajo de Richter combina la formación clásica formal con el uso de la tecnología moderna. Escribe miniaturas electroacústicas, pero también ballets de larga duración.

La composición de Ad Astra surgió de conversaciones entre el compositor, Max Richter, el director James Gray y Brad Pitt. La composición refleja y realza el drama y el impacto psicológico del protagonista; la soledad de los viajes interestelares.

Sobre su composición dice el autor: "La película se centra en un viaje en la dimensión física y, en la dimensión psicológica, es un intento de recuperar una relación - un hijo tratando de encontrar a su padre, y un hijo tratando de conectar con su padre. Esa búsqueda casi condenada es algo que quería que la música transmitiera".

La composición emplea la electrónica, las cuerdas y la voz para intensificar las emociones en pantalla, para marcar las transiciones entre los mundos interior y exterior de Roy McBride.

Max Richter comenzó a trabajar en Ad Astra en una etapa temprana de la producción. Su imaginación empezó a producir cuando sólo contaba con un borrador de la película, luego esbozó ideas aún sin imágenes u otras ayudas visuales, explorando los temas de la pérdida y el amor, así como las implicaciones de una existencia solitaria en el infinito del espacio.

Mientras desarrollaba su concepto para la composición Richter retoma un suceso histórico: la Misión Interestelar Voyager de la NASA, lanzada a finales de los 70. Tomó los datos de las ondas de plasma, detectados y transmitidos por las sondas Voyager al pasar por los planetas de nuestro Sistema Solar, y usó estos datos ingresándolos a través de un instrumento virtual, específicamente diseñado, como un elemento de su escritura. La forma en que lo ha hecho es manipulando y convirtiendo esos datos en objetos sonoros. "Cuando el personaje de Brad Pitt pasa volando por Júpiter o Saturno, podemos oír en la composición los datos reales capturados de ese sitio", dijo Max Richter.

Esta composición musical tiene la particularidad de ser más más larga que la película, lo que es una señal de que ha sido cuidadosamente producida para construir toda una experiencia auditiva.

La asociación de la música con las matemáticas es concretamente aplicada en la composición de Ad Astra. "El cálculo y la computación es una de las caras de lo que hago", señaló Max Richter. "La escritura de música es una actividad híbrida que va entre algo muy técnico y basado en reglas y también en la aleatoriedad, el azar y la intuición. Y esas cosas que interactúan nos permiten evocar emociones, lo cual es realmente peculiar: somos criaturas musicales; la música es una de las cosas realmente definitorias del ser humano. Todas estas actividades se juntan para hacer que un proyecto musical suceda."

Este artículo fue elaborado con insumos de texto, originalmente en Inglés, escrito por  Sharon Kelly