Pensamiento musical, inspiración y crecimiento

Compartir en Facebook

003. Preparación del ensayo musical

PorLuis Carlos Moreno Cardona

La "Preparación del ensayo musical". Se comparten recomendaciones de aspectos a resolver antes de la actividad de ensayo o ensamble entre los músicos; El calentamiento y otras estrategias; propuestas de organización y planeación que conducen a más efectividad en el ensayo musical y a más disfrute desde lo humano

     
Disponible en Google Play
      Instalas la aplicación
      y buscas Aulamusical
     

Hola

Mi nombre es Luis Carlos Moreno Cardona y te doy la bienvenida al podcast Aulamusical; Pensamiento   musical, inspiración y crecimiento.

Me complace que estés escuchando este podcast. Te cuento que estamos en el episodio número tres (3), realizado desde Medellín Colombia.

En este episodio estamos planteando el tema del "ensayo general". El ensayo que se realiza entre músicos, ese momento en que se encuentran todos a sumar lo que cada quien ha logrado y donde desean sincronizarse, acoplarse, ensamblar, en general, su música.

Nos dimos Cuenta que el contenido en realidad es extenso, que se presta para dos episodios diferentes. ( ver el episodio cuatro)

Escucha"003. Preparación del ensayo musical" en Spreaker.

En este episodio hablaremos de unas claridades con respecto al ensayo general y también abordaremos aspectos que deben ser considerados previos al ensayo general; aspectos que no deberían ser considerados dentro del ensayo general. En el siguiente episodio hablaremos de las etapas en las que se divide un ensayo general.

Bienvenidos a este episodio en el que abordamos el ensayo de música.

Qué es un ensayo?

Es el momento en que todas las voluntades buscan sincronizarse, coincidir. Es el momento en que cada quien aporta lo que ya tiene logrado. Esto que estoy diciendo  aplica tanto para agrupaciones profesionales como para agrupaciones conformadas por principiantes.  

Esto cómo se logra? pues empecemos por decir que tengo la preferencia de llamar ensayo a aquella actividad donde las personas  que se encuentran lo hacen para aportar algo que ya tienen resuelto, como decía ahora. Llegan con trabajo ganado, con destrezas logradas anteriormente en otros espacios o etapas a las que se les haya llamado, ya sea trabajo individual, prácticas en casa, talleres, trabajo por secciones; en donde se haya reunido parcialmente o en su totalidad a los  integrantes para resolver aspectos previos al ensayo general.

Propongo llamar ensayo a aquello que sucede después de organizar la utilería, cables, sillas, sonido, partituras. Todo el trabajo logístico que se debe resolver antes y los trabajos logísticos tienen unos responsables  que se acuerdan y delegan con anterioridad. Pero a la hora de inicio del ensayo no está bien que la mitad o la mayoría de los músicos estén esperando a que se resuelvan aspectos pendientes que desconcentran, generan distracción, estrés y pérdida de tiempo.

Esto influye a que la gente se acostumbre a ser impuntual a la hora de llegada, se dan cuenta  que a la hora en que los citan todavía se encuentran, los responsables, resolviendo detalles de última hora.

Es muy fácil desperdiciar el tiempo de un ensayo si no se planea con anticipación qué es lo que se va a practicar. Entonces por ello, el director o encargado de coordinar el ensayo  debe hacerse una lista minuciosa de "tareas pendientes" de lo que cubrirá durante ese ensayo y que durante todo el tiempo del ensayo esta sea su guia para no perder el norte del encuentro.guiarse por esta lista.

También propongo que el calentamiento, la afinación sean aspectos previos al ensayo, que sean actividades que las pueden realizar los mismos músicos o que se le pueda delegar a alguien la coordinación de estas actividades. Que sea de conocimiento para todos que hay una hora para iniciar el taller de calentamiento y una hora para iniciar el ensayo.

Si logras generar esta claridad entre los miembros de tu agrupación y sabes que antes del ensayo ya realizaste clases o talleres enfocados específicamente a construir cada ingrediente para el éxito del ensayo; que antes del ensayo cada integrante recibió una asistencia o realizó por su cuenta una preparación, cada quien según su nivel (No todos requieren el mismo esfuerzo o dedicación para prepararse para un ensayo) Entonces sabrás que todos llegan con el aporte que se requiere  para que este proceso, al que llamamos ensayo, que es la sincronización del aporte de cada una de las partes, sea entonces realizado con éxito.

El día del ensayo, antes de la hora citada ya se debieron haber resuelto los aspectos logísticos; antes del ensayo se resuelve lo relacionado al calentamiento y la afinación. Es decir, hay un trabajo previo, puede ser media hora antes. y Si citas diciendo que el ensayo empieza a las 7:00 p. m. no habrá problema con la puntualidad porque efectivamente  a las 7:00 p. m.  empezará la actividad a la que se le llama ensayo y todo lo demás se habrá resuelto desde antes. de esa manera, a la hora a la que le llamas inicio del ensayo no habrá rodeos, no habrá improvisaciones o distracciones.

Lo más importante de todo para mi es que un ensayo debería ser un simulacro de lo que se espera que suceda en escena, es decir pienso que un ensayo es el espacio en donde somos capaces de tener un desempeño de tal manera que si nos vieran en público no se dañaría nuestra reputación. El desempeño en un ensayo general debe ser evidencia  de la buena coordinación del grupo. Valoro mucho aquellas agrupaciones que incluso realizan ensayos abiertos al público. Ellos saben que lo que sucede en un ensayo no les hace quedar mal y que tal cual, están haciendo simulacros  de cómo sería una presentación en vivo. A eso sería a lo que yo llamo un ensayo ideal.

Un ensayo tiene una estrategia, tiene unos objetivos y cada estrategia tiene claro el punto de partida y el punto de llegada.

por ello no soy muy amigo de los ensayos donde hay que parar a hacer correcciones cada cuatro compases como si fuera una autoflagelación, como si el ensayo en vez de ser un espacio para prepararse para el acierto fuera tristemente un escenario en donde se ponen en evidencia todas las equivocaciones.. Este tipo de ensayos donde parece que nada está previsto; en donde las personas llegan sin aprenderse sus partes; en donde quien coordina pareciera disfrutar que los integrantes hicieran las cosas mal y se invierte demasiado tiempo en repetir el error sin lograr explicarse claramente lo que pasa. Repetir el error  sin aprender de él es programarse para para que se siga recayendo en él constantemente, neciamente, sin trascenderlo.

Por ello repito la definición de ensayo que les propongo en esta oportunidad:  Es el momento, aquella ocasión en que todas las voluntades buscan sincronizarse, coincidir. Es el momento en que cada quien aporta lo que ya ha logrado.

En el caso que quien me esté siguiendo en esta explicación sea alguien que hace parte de una agrupación conformadas por personas en edad escolar o de personas que apenas comienzan a aprender los aspectos básicos de la música, tales como la lectura, la interpretación, ya sea vocal o instrumental, entonces opino lo siguiente: Debe haber un director o encargado de planear el ensayo con tal rigidez de detalles y de preparar a sus chicos de tal manera que cuando lleguen a ese momento al que llamamos ensayo cada integrante pueda lucirse con lo poco que tenga. Si un integrante se sabe solo tres notas en ritmo de blanca, entonces que a ese momento al que se le llama ensayo él llegue con la tranquilidad, la actitud y la capacidad de realizar una interpretación de esas tres notas en ritmo de blanca. pero de tal manera que se sienta profesional al realizarlo y que el aporte que haga sea bien desde lo técnico y desde la actitud personal del integrante, porque tampoco está bien que se invite a un integrante a un ensayo general en donde se le esté pidiendo lo que se sabe que no tiene.

Entonces un equilibrio que debe mantener quien planea el ensayo es conocer en detalle  las capacidades de cada uno de los integrantes y pedirles que en el ensayo se dé específicamente lo que  se sabe que se puede hacer bien. Lo demás es asunto  de tomar nota, planear y programar otros espacios ajenos al ensayo  general para seguir perfeccionando.

Un ensayo general es la oportunidad de aprovechar la compañía  de los demás asistentes porque la compañía de los demás asistentes puede ayudar a cada uno de los integrantes a coincidir, a coordinarse  con la parte que cada uno tiene.

Un ensayo no es para ir a sufrir por las equivocaciones.  Cuando me ha tocado presenciar un ensayo en donde una de las secciones o uno de los integrantes está desarticulado y el director le hace repetir hasta cansarle en el mismo pasaje, me digo lo siguiente: Es posible que haya inseguridad en un integrante o en esa sección pero es más grande y evidente la falta de planeación del director que no previó cada detalle de esta partitura antes de citar al ensayo; que no resolvió las dificultades especificas del estudiante antes de incluirlo en el ensayo; o que le está pidiendo más de la cuenta al integrante de lo que se puede resolver en un ensayo.  El hecho de que nos dediquemos demasiado en el mismo pasaje o en el mismo integrante hace que se baje la energía del resto del grupo.

Por ello, un ensayo un ensayo es producto  de mucha planeación para saber qué se le pide a cada quien, exactamente y qué se puede lograr y qué no se puede lograr dentro de un encuentro colectivo. Un responsable o director de un ensayo deberá planear ese encuentro con la precisión que le permite ser el conocedor del nivel de cada uno de sus músicos, conocer lo que pueden dar , conoce lo que puede salir bien en un ensayo y lo que se debe posponer para solucionarlo en otros espacios por fuera del ensayo.

Cuando todos los integrantes de la agrupación logran comprender que un  ensayo es un lugar para el acierto, para acertar, para coincidir, para aportar, entonces cada uno se prepara mejor para la próxima vez. Sabe que en el ensayo hay justicia, una justicia en la que a cada quien le piden según sus capacidades y cada actividad realizada es una oportunidad para que todo salga bien. Que en un ensayo cada momento sea un logro nuevo, que se le reconozca y se le motive a cada integrante por lo que pudo aportar de buena forma, porque cada pequeña etapa propuesta se logra con precisión, porque estuvo bien planeada  y se pudo constatar al  integrarse todos los participantes.

Cuando todos los integrantes de la agrupación logran comprender que un  ensayo es un lugar para el acierto, para coincidir, para aportar, entonces no llegan tarde, porque saben que se aprovecha el tiempo. Y entonces empieza a dejar de ser un problema la impuntualidad y al igual que es puntual el inicio de un partido de futbol o como es puntual el inicio de una misa, el ensayo musical deberá asumir que desde la hora  planeada, desde esa hora empieza una función, en privado, pero una función en la que todos llegan a tiempo en la que se empieza con los que logran cumplir esa puntualidad.

Uno de mis mandamientos o preceptos es que el éxito empieza con la planeación y planear es subdividir muchos pequeños retos en pequeños retos, todos logrables y que sumados conduzcan a ese gran logro general. Es preferible dividir una meta en veinte etapas, así como sucede en el ciclismo y que los integrantes con cada paso quedan sientan que triunfaron en esa etapa y que pueden pasar a la siguiente. Así  se van a casa, cada día, sintiendo que avanzaron y que crecieron, se van estimulados.  Es preferible esto a  aquellos ensayos donde las personas se van a casa sintiendo que nada salió bien, que hubo muchas equivocaciones, que todo hubo que repetirlo y que no les quedó claro en qué se avanzó.

El calentamiento lo considero una actividad anterior, extra al ensayo, es tan importante y único en si mismo, que de los buenos hábitos que se adquieran en el calentamiento se determina la preparación, la disposición vocal o instrumental y obviamente la técnica. En fín, el calentamiento es como la preparación que hace un deportista antes de su actividad central.

Hay dos tipos de calentamientos, los individuales y los que son dirigidos. En tal caso de los calentamientos dirigidos recomiendo mucho la variedad, sorprender; el calentamiento no debería ser una repetición mecánica, mucho menos si se trata de una agrupación de aprendices. El calentamiento es la oportunidad de sorprender, de improvisar con cambios de dinámicas, cambios de ritmo, de articulación, el calentamiento en una agrupación de aprendices es una oportunidad para aprender a responderle al gesto, aprender del instrumento, aprender de las variables rítmicas, melódicas y armónicas  que puede contener el repertorio que se prepara en esa temporada. Es decir, los componentes de un calentamiento deben estar tan asociados al tipo de repertorio que desde ahí mismo se empieza a obtener la confianza, por el buen calentamiento para que el ensayo salga bien.

Con todo esto que he dicho hasta el momento doy por terminado el calentamiento. Ya quedamos claros en unos acuerdos, ya calentamos, ya organizamos aspectos logísticos, que empiece el ensayo y lo ideal es que tengas una grata experiencia.

Espero haberte brindado información que genere inquietudes para que consultes más sobre “el tema de este día. A las personas que interactuaron conmigo a través de las redes sociales, les doy muchas gracias, con mucho respeto y cariño incluí sus aportes y espero continúen siendo parte de la interacción del Podcast Aulamusical.

En el siguiente episodioabordaremos el ensayo como tal y las etapas que se plantean y deberían contener en un buen ensayo.

los invito a que a través de Twitter, Facebook hagan sus comentarios, sus aportes y que también sepan que este episodio está publicado por escrito en Aulamusical.com/antesdelensayo.

Los invito a que en el siguiente episodio continuemos desarrollando el tema.

 

Luis Carlos Moreno Cardona, de Aulamusical.

Descarga la aplicación favorita que consideres para el podcast y sígueme acompañando en este podcast Aulamusical.

iTunes | Podcast Addict | Podcast Go | Cast box | Player.fm | iVoox | Stitcher | Spreaker | Tunein | Podbeam | Soundcloud |