Pensamiento musical, inspiración y crecimiento

Compartir en Facebook

006. Cómo estudiar una partitura

PorLuis Carlos Moreno Cardona

"Cómo estudiar una partitura". Qué es una partitura. Qué elementos tiene una partitura. Cuáles son las partes de una partitura. Motivos para elegir repertorio que está dentro del nivel del músico o por encima del nivel del músico. Recomendaciones básicas para abordar el estudio de una partitura.

     
Instala la aplicación en Android y busca Aulamusical para suscribirte
Reproductores en línea
Cast box | Spreaker | iVoox | Tunein | Player.fm | Soundcloud | Shortorange | Stitcher | Overcast |

Hola mi nombre es Luis Carlos Moreno Cardona y te doy la bienvenida al podcast Aulamusical: Pensamiento musical inspiración y crecimiento. 

Me complace que estés escuchando este podcast, te cuento que este es el episodio número seis (6) realizado desde Medellín, Colombia.

Los temas que abordaremos hoy:  

  • Qué es una partitura
  • Motivos para elegir una partitura que esté dentro de tu propio nivel musical. 
  • Motivos para elegir una partitura que esté por encima de tu nivel musical. 
  • Diferentes aspectos que nos permiten analizar una partitura. 
  • Metodología de estudio recomendada para una partitura. 

Me encuentras en redes sociales como @aulamusical en Instagram, Telegram, Facebook, Anchor, Twitter y para todos en www.aulamusical.com  

Que es una partitura?

Es un documento que contiene unas convenciones y símbolos que en conjunto representan casi la totalidad de la sonoridad de una obra musical. ¿Por qué digo que casi la totalidad? porque no todo está escrito en la partitura. Hay algunas adiciones que, aunque no están representadas allí, están relacionadas con el estilo, el carácter, el género y esto influye mucho en la interpretación; y no todo está escrito en la partitura. 

Qué elementos tiene una partitura?

Está el elemento del tiempo, está el registro; es decir, están las notas musicales, ya sea para interpretarlas en un instrumento o para cantarlas, la armonía, las rítmicas, los acentos y en esto hay gente que dice que una partitura se debería leer como si no tuviese compases, eso también va relacionado al estilo, al tipo de música y la división en compases determina cierta acentuación en la partitura; Están también las tonalidades, la estructura y finalmente el estilo que está muy relacionado con la época, con el estilo del compositor, el género y el carácter.

Las partes de una partitura

En la parte superior a la izquierda de una partitura aparece el nombre del documento, en esa parte superior a la izquierda podría parecer por ejemplo un texto que diga: saxofón, clarinete... esto significa entonces: para quién está escrito ese documento. 

En el centro en la parte superior aparece el título de la obra, con un subtítulo generalmente. Este subtítulo hace alusión a esta información adicional que nos remite a una época, a un estilo, a un género.  

En la parte superior a la derecha aparecen datos del autor, el compositor y el arreglista. De estos Campos anteriores se puede obtener información que nos ayuda a deducir el estilo y el contexto de la obra.

Luego aparecen las líneas que a veces pueden ser una línea, o dos líneas o hasta 5 líneas que es a las que se le llama pentagrama. ¿Por qué a veces puede aparecer una sola línea o dos líneas porque puede estar escrito este documento para un instrumento de percusión. 

En el pentagrama aparece la clave, la armadura que es esa zona que está después de la clave, en dónde se puede definir si la obra musical contiene una tonalidad o si está escrita en un modo o si por el contrario está en una especie de atonalidad. 

Luego aparece la subdivisión del ritmo en compases, con una indicación que nos sugiere la subdivisión de acentos. 

Luego se ve la forma o subdivisión en partes de toda la obra musical, es decir, al revisar qué estructura o qué análisis formal tiene toda la obra se nos permite una mejor forma de estudiarla, de comprenderla, de entender sus partes y memorizarla. Es posible más fácilmente desplazarnos a través de la partitura tanto en la forma visual como al momento de interpretarla; por ello cuando se hace un análisis formal, muchas veces el músico acostumbra rayar con lápiz o con colores su documento para tener mejor elementos de guía al momento de interpretarla. 

El estilo, insisto nuevamente, no está escrito generalmente; se debe indagar y deducir con información relacionada con la partitura. 

Estás al nivel de la partitura que tienes en frente?

Debes revisar si estás al nivel de la partitura que tienes enfrente. Revisa si es una partitura que la puedes tararear tranquilamente o silbar; si es una partitura que como si fuese una carta que recién te escribieron (Bueno yo soy de la época en la que se escribían cartas) la puedes leer ya ¿o es una carta que la vas a leer dentro de tres meses? La partitura debería ser como una receta de cocina: ¿la puedes mezclar ya o hay que ir esperando a que se termine el semestre para que la puedas tocar? La partitura Debería ser como un idioma que sí te está transmitiendo un mensajes ya puedas saberlo comprender e interpretarlo perfectamente ya. Estos tres ejemplos en forma de parodia los digo porque es muy común encontrar en el medio de los músicos que se inicia el aprendizaje de una partitura pero hay que esperar mucho tiempo para que la partitura esté lista y esto generalmente sucede porque se elige repertorio que está por encima del nivel del músico. 

Motivos para elegir repertorio que está dentro del nivel del músico 

porque se va a hacer música por el simple y llano  disfrute; porque se realiza la lectura a primera vista, esto es decir que con sólo tener el documento en frente y como si fuese leyendo un chat de Whatsapp es fluido, completamente digerible con todos los elementos que hay allí y se le llama a esto lectura a primera vista. Todo músico debería leer a primera vista y esto sucede con un repertorio que esté en un nivel acorde a las capacidades técnicas de interpretación que tenga el músico. Otro motivo además del disfrute y de la lectura a primera vista está el hecho de enriquecer el repertorio, tener repertorio que es acorde al nivel del músico y que pueda interpretar sin  tensiones.

Motivos para elegir repertorio que esté por encima de tu nivel musical.

Es tán bien productivo tener un repertorio que esté por encima del nivel del músico y esto sucede porque a veces se desea crecer técnicamente a través de la partitura o porque se quiere aprender más a través del montaje de la obra que se ve como un nuevo reto y que puede aumentar el nivel. 

Independiente del nivel que se trabaje lo importante es que sea música que se disfrute; música que tenga que ver con nuestra forma de ser, con nuestros propósitos y que se pueda transmitir esa sensación y ese sentimiento al oyente. Cuando el músico interpreta música que no le gusta o música que está por encima de su comodidad afecta el mensaje que se transmite al oyente. 

Ahí está la dualidad: 

Repertorio que está dentro de tu nivel, que puedes disfrutar y que sale fácil en contraste con un repertorio que esté por encima de tu nivel, que puedas estudiar poco a poco y que ojalá sepas elegir estratégicamente qué tan lejos está el nivel de la partitura de tu actual  nivel musical.

Independiente del nivel que se trabaje lo importante es que sea música que nos guste, música que se disfrute; insisto en ello. 

Principios básicos para abordar una partitura que esté un poco por encima del nivel

Voy a hablar a continuación de los principios básicos para abordar una partitura que esté un poco por encima del nivel; es decir, pautas que quizás por desconocimiento muchos omiten,  o que por pereza quizás no los tienen en cuenta; o por el afán o por la falta de orden. Estos pasos podrían ser realizados en el orden en que los planteo o en otro orden, pero cada uno de ellos contiene información que de seguro te parecerá muy útil. 

Hacer un análisis de contexto de la obra: Esto tiene que ver con el autor, la época y el estilo. ¿Por qué esto es importante? porque de ahí depende nuestra forma de interpretar la obra, la forma en que realizaremos las articulaciones, los fraseos, los acentos. 

Hacer un análisis de la forma de la obra, es decir un análisis formal. En esto tener en cuenta: 

  • Cuántas secciones tiene la obra 
  • Las subdivisiones de dichas partes 
  • El estudio de las frases y las semifrases 

Observemos que estoy yendo desde la parte más grande a la más pequeña. 

  • Qué motivos tiene la obra?
  • Mirar las transiciones 
  • Identificar las partes de más tensión y las partes más tranquilas o reposadas de la obra.
  • Revisar la repeticiones. la coda 
  • realizar un análisis armónico: En dónde se consideren las armaduras y sus tonalidades; las modalidades o las atonalidades. 
  • Encontrar las partes más densas de la obra desde el punto de vista armónico y también desde el punto de vista rítmico. 

Todo esto antes de realizar alguna interpretación. Estamos en la etapa del Análisis luego miramos cómo definir unas estrategias de estudio a partir de este análisis que hemos realizado. 

Vamos a continuación con el siguiente punto que es: 

Dividir el reto en varios pequeños retos 

Esto ya lo habíamos hablado en unos episodios anteriores llamados “la primera vez”: lo importante es que cuando tengas un reto sepas subdividirlo a su vez en pequeños retos, cada uno de ellos logrables y para que esto sea posible tendremos en cuenta:

El tempo Debería ser un tiempo moderado; aquel que te permita siempre estarlo haciendo bien; aquel tempo que te permita que a cada intento salga bien; el tempo moderado es aquel que te permite interpretar sin ansiedad y que te permite recorrer con seguridad la partitura. Luego de hacerlo bien a un tempo se puede aumentar un poco y repetir todos los pasos. (Se recomienda la ayuda de un metrónomo. Hay muchas posibilidades de tener un metrónomo, ya sea porque instales una aplicación en tu celular o por que hagas uso de algún recurso web que consigues en internet o por que tengas un dispositivo que se llama metrónomo y que puedas poner al lado de tu silla o en tu mesa). 

Otro aspecto después de haber definido ese tiempo cómodo para empezar a estudiar es:

La parte rítmica: Esto lo hablamos tanto si son músicos principiantes o si son músicos avanzados. Cada uno definirá cuál de estos pasos omite o si lo sigue en el siguiente orden.

 

Cuando se enseña una partitura lo primero es revisar si se hace necesario, según el nivel del músico que la está estudiando, de usar palabras que sirvan como ayuda para el aspecto rítmico. Por ejemplo: a dos corcheas juntas es común decirles palabras de dos sílabas. En este caso mencionaré palabras con las cuales me familiaricé en mi experiencia como docente. Son palabras relacionadas con el movimiento: “Troto”, “voy”, “rápido”, “rapidito”. Ese primer acercamiento rítmico a la partitura, guiándose con el lenguaje, para músicos que están en una etapa de aprendizaje, para músicos que están en una etapa de aprendizaje puede ser de mucha utilidad. 

En un nivel un poco más adelante también está leer la partitura de manera “tarareada”, es decir usando la sílaba “Ta” y siguiendo un ritmo de subdivisión con los dedos

En  un nivel un poco más avanzado simplemente se puede tararear sin ningún tipo de ayuda pero los dos pasos anteriores son muy importantes si te encuentras en una etapa de aprendizaje.

Luego de esto, cuando ya sientas que la partitura la comprendes desde lo rítmico, que no hay ningún misterio por resolver, que ya todos quedaron resueltos, abordar los nombres de las notas.

Leer los nombres de las notas 

Primero nombres de las notas con el mismo ritmo que tiene la partitura.

Cantar las notas

Leer el nombre de las notas  cantadas, es decir a lo que se le llama solfear. 

Esto es una recomendación de muchas metodologías que argumentan que si el músico no sabe cantar la partitura, luego no tendrá el criterio para saber si sus notas están afinadas o desafinadas. Mo tendrá criterio para fusionarse dentro de un ensamble, independiente de que las vaya a interpretar con un instrumento.

Digitar

Luego de haber realizado una lectura cantada con el nombre de la nota se recomienda decir los nombres de las notas e ir haciendo las posiciones con los dedos, digitando las posiciones en el instrumento.

Ejecutar la obra: Luego de todos estos pasos, con seguridad podrás pasar al siguiente que es ejecutar la obra. Es decir interpretarla a través del canto o del instrumento si eres instrumentista. Al tempo lento que te permita hacerlo siempre bien, tocarlo primero en tempo lento y si te sale bien entonces se hará una revisión para hacer un aumento gradual hasta que obtengas el tempo correcto de la partitura, pero siempre empezar desde lo más lento e ir aumentándolo gradualmente.

Cuandos se está interpretando la partitura en el instrumento o la estás cantando revisa tu posición corporal, tu respiración. Revisa que no haya tensiones musculares y que se sienta una frescura y una naturalidad.  Si logras interpretar toda la obra conservando la naturalidad entonces puedes volver a definir un nuevo tempo un poco más rápido y volver a repetir los pasos anteriores de interpretación.

Cuando ya estás tocando la obra, puedes incluso proponerte hacer tu propia propuesta de cómo va a quedar el estilo, la interpretación del la obra, el carácter y luego si me parece recomendable escuchar otras interpretaciones ya sea a través de videos o grabaciones y sacar conclusiones. me parece que este es el momento oportuno para obtener otras referencias, no antes. Porque muchas veces aprender por imitación puede ser más rápido pero nos ubica en la posición de ser imitadores de otras interpretaciones. Mientras que si hacemos todos los pasos anteriores y todavía no hemos escuchado una grabación previa entonces habrá mucho más beneficio que se obtiene de este proceso de análisis y aprendizaje.

Qué se puede escuchar en otras grabaciones?

Nos sirve porque nos damos cuenta del estilo. Sería interesante que si tenemos una obra que se llama “la 557”, no escuchemos esa todavía, escuchemos otras obras relacionadas, en ese mismo estilo, de esa misma época o del mismo autor. después si es necesario entonces sí escuchar concretamente una versión de la misma obra.

Grabarse

En este momento de interpretacio ya el músico está familiarizado con la partitura, ya ha hecho interpretación vocal o instrumental, se siente fluidez y puede pasar a grabarse. La grabación nos permite corroborar y evaluar si en la interpretación que queda grabada se logra lo que suponemos. A veces nos hacemos a la idea de que lo estamos haciendo bien y nos acomodamos con la propia práctica pero al grabarse muchas verdades salen a la luz. 

Espero haberte brindado información que genere inquietudes para que consultes más sobre el tema de este día. A las personas que interactuaron conmigo a través de las redes sociales, les doy muchas gracias, con mucho respeto y cariño incluí sus aportes y espero continúen siendo parte de la interacción del Podcast Aulamusical.

Si queres compartirme tus comentarios te invito a que lo hagas a través de iTunes (por favor califica con estrellas allí, que  que esto es muy importante y estimula la posición del podcast) También puedes dejar los comentarios en iVoox, Cast Box, SoundCloud, Blogger o en la página Aulamusical.com 

Cada mensaje resulta ser muy importante. 

También estoy atento en mis redes sociales donde me encuentras como @aulamusical en instagram, Telegram, Facebook y Twitter 

Mi nombre es Luis Carlos Moreno estamos pendientes de seguimos encontrando en el próximo episodio.

 

Descarga la aplicación favorita que consideres para el podcast y sígueme acompañando en Aulamusical.

iTunes | Podcast Addict | Podcast Go | Cast box | Player.fm | iVoox | Stitcher | Spreaker | Tunein | Podbeam | Soundcloud |