La música fue escrita por Hildur Guðnadóttir. Nacida en Reykjavík en 1982, empezó a tocar el violonchelo de niña, continuó sus estudios en la Academia de Música de Reykjavík y prosiguió con sus estudios de composición y nuevos medios en la Academia de las Artes de Islandia y en la Universität der Künste Berlin. También es conocida como cantante y arreglista de música coral.

La película Joker contiene una música que presenta al violonchelo como pieza central de la partitura, liderando melodías basadas en cuerdas frotadas para una orquesta sinfónica de 90 músicos.

Fue durante años una estrecha colaboradora de Johan Johannsson, pero durante los últimos dos años ha encontrado su propia voz y ha tenido un 2019 estelar con "Chernobyl" y "Joker". Ha hecho historia al ser la primera mujer compositora que ha ganado un Globo de Oro en 19 años, y la primera mujer en ganar como compositora única de una banda sonora. En los Grammy también hizo historia como la primera mujer solista en ganar el premio a la mejor banda sonora para medios visuales.

La compositora empezó a escribir la música mucho antes de que iniciara el rodaje. La música de Hildur Guðnadóttir significó mucho para la producción de la película. El director le enviaba las páginas del guión y ella escribía la música incluso antes de que se rodara la escena. Todd Phillips reprodujo partes de la música en el set para influenciar la actuación de Joaquin Phoenix y el ritmo y coreografía general. La música en realidad ayudó a crear y definir las escenas más icónicas de la película, como la danza del baño, "Bathroom Dance"; Joaquin Phoenix recordó esa pieza musical y así es como la danza surgió y cambió la dinámica y el sentimiento de la escena.

En la escena del baño, Guðnadóttir toca un Halldorophone, un violonchelo electroacústico que tiene, junto a las cuatro cuerdas tradicionales, un conjunto de microfonía para cada cuerda que envía señal a un amplificador.. La música comienza con el espeluznante solo del Halldorophone, que resuena y crea feedback, todo lo cual lleva a un momento de disonancia.

Dice la compositora: ”La película es un estudio de caracteres muy difícil, que para mí se tradujo en melodías muy simples y monótonas, porque así es como el personaje de Joaquín, Arthur, ve las cosas. Luego traté de expandir dentro de esa simplicidad la orquestación alrededor de la evolución de Joker no con acordes o alguna música complicada, sino con una textura que sentí que resonaba con la melancolía de este personaje".

Mihnea Manduteanu, analista de bandas sonoras dice: “El Guasón" no es una película fácil de ver ya que tiene suficientes momentos perturbadores y la vida y transformación de Arthur son dolorosas. Cada vez que la vi, la partitura al principio la percibí moderada y rara vez fue obvia, comenzó a crecer en mí. Es una partitura para violonchelo, a menudo tranquila, a veces apoyada por el resto de la orquesta, pero es ese violonchelo y su arco actuando como el cuchillo más afilado el que roba el espectáculo. Cuanto más veía la película, más se impregnaba el sonido y se movía con ella y se convertía en algo parecido al maquillaje del Guasón: una parte integral del todo, algo que nunca se desprenderá pase lo que pase; podría haber empezado como una entidad separada, como un accesorio añadido a la visión general de la película pero ahora no puedo imaginar esta producción y el personaje sin el sonido oscuro y opresivo de Hildur. Sé que fue grabada en un escenario normal pero imagino al violonchelo y al resto de la orquesta atrapados en un sótano frío y húmedo, el violonchelo en una habitación, el resto de la orquesta en otra y el sonido viajando entre los dos”.

También dice Manduteanu: “Es difícil encontrar puntos culminantes en esta composición unificada, pero hay cambios sutiles en la calidez, ya que un track como "Young Penny" es más fácil de relacionar y más dulce que la mayoría, como un niño que viene del frío invernal y necesita un abrazo. "A bad comedian" también es más tranquilo y menos agresivo. Admito que sólo noté estos matices después de ver la película, ya que todo se volvió más familiar, más comprensible. La primera vez que escuché la partitura fuera del contexto de la película no la disfruté mucho, pero naturalmente creció en mí a medida que me volví más atento a esos sonidos implacables que todos sabemos que nos llevarán a la perdición”.

"El Guasón" obviamente no es una banda sonora para todos. Tiene algo de retorcida, está llena de angustia. Pero al igual que el maquillaje y la sonrisa del Guasón puede no tener mucho sentido por sí mismo, si no se relaciona con el personaje principal, así que la música se disfruta mucho más de la manera en que fue concebida es decir, en el contexto de la película. Para mí, después de unas pocas escuchas, se volvió agradable por sí misma también. Además, si eres un fan de un violonchelo perturbado, disfrutarás de la música más que los demás”

Guðnadóttir ya ha publicado cuatro álbumes en solitario aclamados por la crítica, ha firmado recientemente con el sello discográfico de música clásica Deutsche Grammophon.

También ha compuesto para teatro y danza, y ha publicado cuatro álbumes en solitario: Mount A (2006), Without Sinking (2009), Leyfðu Ljósinu (2012) y Saman (2014).

Este artículo fue elaborado a partir de artículos originalmente en Inglés por  Maddy Shaw Roberts, Mihnea Manduteanu y MovieDebuts