Pensamiento musical, inspiración y crecimiento

Compartir en Facebook

002. La primera vez (Parte 2)

PorLuis Carlos Moreno Cardona

Bienvenidos al episodio 002. El tema de hoy es "La primera vez" (parte 2) y lo que acá vamos a exponer lo podrás aplicar para enriquecer tus actuales experiencias ya sea que te dediques a enseñar, a aprender, a trabajar, o ya sea que lo escuches porque busques insertar frescura y aventura a la actitud diaria.

Si aún no escuchaste la primera parte puedes dar clic acá para ir a la Primera parte

     
Disponible en Google Play
      Instalas la aplicación
      y buscas Aulamusical
     

Hola,

Mi nombre es Luis Carlos Moreno Cardona y te doy la bienvenida al podcast Aulamusical (pensamiento musical inspiración y crecimiento).

Me complace que estés escuchando este podcast. Es el episodio número 002 que es la continuación de un tema que venimos desarrollando desde el episodio 001, desde Medellín, Colombia.

Te damos la bienvenida a esta segunda parte del tema: "La primera vez"

Sin importar si conoces o no los aspectos técnicos de la música me propongo despertar tu interés e invitarte a observar las analogías que lograremos en este podcast; que los conceptos que abordemos te sirvan para aplicarlos a la cotidianidad y para enriquecer tus actuales puntos de vista sobre diferentes aspectos de la vida y de la música. Este es un podcast para personas que desean seguir musicalizando su vida y para personas que deseen llenar de vida su música. Te comparto mi experiencia de más de veinte años enseñando música y de casi cuarenta años aprendiendo a vivir.

En esta oportunidad vamos a hablar sobre:

  • Cuando se puede decir que estamos enfrente de una primera vez 
  • Por qué nada vuelve a ser como la primera vez.
  • Quién es el responsable del éxito de una primera vez 
  • Cómo comportarse cuando te das cuenta que estás ante una primera vez
  • Características de una buena primera vez.

Por qué nada vuelve a ser como la primera vez 

Creo que es un bloqueo mental, la mente tiene una parte que desea lo nuevo pero también tienez otra parte de sí misma que está atada a lo que ya conoce y que asocia con lo que le brinda estabilidad. 

Es como si por una parte nuestra mente fuera un niño dispuesto a descubrir el mundo; pero a la vez la mente también es un anciano cauteloso, que prefiere quedarse en casa y evitar el riesgo. Mientras el niño sueña visiona, planea y se lanza (no tiene nada que perder  y sí muchas cosas por aprender), el anciano está cansado en muchos casos, o aprendió a conformarse con lo que conoce y se encuentra gusto en ese proceso de quietud en donde su principal propósito es reducir los riesgos. Tanto el niño como el anciano que están hablando en nuestra mente tienes razón; ambos aportan a esa palabra llamativa y de significado preciso llamado experiencia. La experiencia es una palabra que la pronuncias como un niño cuando te refieres a lo que quieres vivir y es una palabra que la pronuncia el anciano cuando se refiere a lo que ya conoce. 

La mente que espera una copia de su primera vez está atada está congelada en un momento concreto, ya sea porque lo sueña y lo planea con tantas características que parece casi una fotografía o porque recuerda con tanto apego ese suceso del pasado que incluso ya supone que es imposible que algo así vuelva a ser igual

Hay que aclarar que la mente, cuando la ponemos en esta dualidad de estar en el pasado o en el futuro, en ambos casos suele ser un poco pesimista y por ello ahora existe este auge de tantas disciplinas y prácticas que promueven el pensamiento positivo y cada vez hay más interés en procurarse hábitos que nos suelten de un pesimismo. Quizás un pesimismo heredado o quizás contagiado de los que nos rodean.

¿Cuándo se puede decir que estamos en frente de una primera vez?

Una buena primera vez tiene las siguientes características:

la mente, la personalidad, la percepción de lo que somos está en completa entrega con lo que está sucediendo. No hay planes sobre cómo mejorar ese momento. La mente está tan identificada con lo que está sucediendo que aún no empieza a evaluar y a comparar con lo anterior. Está tan anonadada y "confundida", llamémoslo así, con la actual experiencia que no tiene tiempo aún de planear o de desear que esto que está pasando se repita. Quiero decir que, desde lo mental, una primera vez dura hasta justo ese momento en que piensas a pensar acerca de ella; cuando la mente se escapa de esa experiencia para irse hacia el pasado o para irse hacia el futuro. Cuando la mente compara o cuando la mente desea ya se escapó de ese momento preciso y esos escasos segundos, en los que estuvo tan aquietada con el suceso sorpresa, es a ese período duración al que le vamos a llamar "primera vez". Con respecto a la mente Esto es lo que nos puede pasar.

Ahora hablemos de la emoción: la emoción se pone activa;  se involucra, la mente está de pronto algo aquietada no tiene todavía tiempo de analizar pero la emoción puede entrar a ser la protagonista cuando sucede una primera vez. Hay una novedad y la emotividad está completamente entregada a experimentarla. 

Hablando del cuerpo, al cuerpo le pasa lo siguiente, envía información más deprisa al cerebro. En una primera vez hay una señal de alerta en la que se vinculan todos los sentidos es un momento en que no deseamos perdernos de ningún detalle de lo que se está experimentando y nos olvidamos de todo lo demás. En una primera vez hay una especie de combinación de la sed con la inmediata saciedad, al mismo momento. Es una delgada línea en donde ni hay futuro ni hay pasado. Es un presente que se satisface a sí mismo y a esa expectativa que todavía no tuvo ni siquiera tiempo de ser formulada.

¿Quién es el responsable del éxito de una primera vez? 

Consideró que hay tres formas de verlo. Existen aquellos momentos en que se piensa que una primera vez depende de circunstancias externas a nosotros, de otras personas, de otras cosas. 

Están también esos momentos en que nuestra confianza está motivada y actuamos como los protagonistas de esa primera vez.

También están aquellos momentos en que sin importar el rol o quiénes actúan es nuestra primera vez el resultado de una sincronización entre nuestra capacidad de conducir a alguien y la capacidad de ese alguien de ser conducido. Es ese momento en que no nos preguntamos sobre el rol de quién está haciendo qué papel sino que se combina la forma en que nosotros estamos aportando y la forma en que tenemos también capacidad de recibir.

La música y la forma como la involucramos en una primera experiencia.

La música existe en la dimensión del tiempo. A diferencia de una obra plástica, un objeto fijo que requiere del espacio, el alto, el ancho y el largo, la música habita en la dimensión del tiempo.  Aunque, quizás, puede ser recordada como algo que sucedió o pueda ser visualizada como algo que queremos que suceda, la verdadera existencia de la música está en el presente.  

La actitud de quién interpreta o quien escucha la música está sumergida en un segundo a la vez. La mente no tiene opción de irse a suponer el compás siguiente o en ponerse a comparar el compás que pasó. La música es como un reloj que demarca un suceso a la vez, transcurriendo como una banda sonora de algo que sólo existe justo en este momento. 

De esa manera la música es una constante novedad. Así sea que estés danzando cantando, aquella melodía que ya conoces de memoria, la mente logra enfocarse navegando en el momento a momento, mientras tararea su canción, mientras el cuerpo está danzando, es un compás a la vez, un pulso a la vez. Una experiencia con la música contiene ingredientes similares a los de la primera vez la vida puede nutrirse de las características de la música para ayudarnos a darnos cuenta que estamos llenos de muchas primeras veces en nuestra jornada común. 

Cuando doy una primera clase de música involucro las siguientes parejas o conceptos: 

Hablo por ejemplo de la intensidad o amplitud, lo que comúnmente se le dice volumen y surgen dos puntos de variables que es la diferenciación entre lo suave y lo fuerte y realizo actividades que hagan que mis estudiantes logren diferenciarlo y sobre todo experimentarlo, vivirlo.

De la forma cómo se desplazan los sucesos en el tiempo, es decir la velocidad, surgen otros dos amiguitos que se contrastan entre sí que son: lo lento y lo rápido. Ya llevamos dos parejas. Veamos ahora:

De la frecuencia con la que viajan las ondas se determina el tono o también se le llama altura y de ahí surgen dos variables que son lo agudo y lo grave. Ya llevamos entonces tres parejas.

La duración también nos permite elegir estos otros dos amiguitos Qué son: lo largo y lo corto. Entonces realizó experiencias en donde cada actividad aporta novedad a lo que se está realizando Porque todas son muy prácticas y miren que estoy planteando vivencias sobre diferentes fenómenos que intervienen en la música.

Finalmente el timbre en la música determinada como la personalidad o la cualidad de lo que está sonando. Es decir, el timbre nos permite saber si lo que está sonando es esto o aquello; permite diferenciar si lo que suena es un instrumento musical y también nos dice cuál instrumento específicamente es el que está sonando. O si un sonido emitido por un animal, qué animal específicamente lo está emitiendo. O si un sonido es emitido por un aparato, cuál aparato específicamente lo está emitiendo.

Estas características de la música de seguramente las profundizaremos en siguientes episodios pero hoy quería enunciar las variables con las que uno puede experimentar a través de juegos, danzas, conceptos vivenciales para que una clase de música esté llena de constante novedad.

Quién enseña la música o quién dirige la experiencia musical es consciente de esas variables. Quién aprende la música comprende las sutilezas y diferencias de esas variables, de estos pares. Quien vive la música se comporta como un buen testigo y cada vez es más consciente de estas variables, de este momento. 

Una experiencia cualquiera de la vida, si la observamos cuidadosamente, de la manera tan vivida como se experimenta una primera vez, nos hace enfocar la mente conscientemente hacia esta vivencia. Entonces se intensifica. La convertimos en una experiencia consciente, en un suceso presente.

Ya estamos entonces concluyendo. 

Características de una buena primera vez

  • Las características de una buena primera vez.
  • En una buen primera vez estás de pensamiento presente 
  • En una primera vez hay espontaneidad y autenticidad.
  • En una primera vez no juzgas no comparas sólo observas y te permites contagiarte de lo que transmite esa experiencia.
  • En una primera vez hay una disposición constante a la novedad, a estar siguiendo de cerca cada pequeño detalle y en una actitud optimista.

Cómo comportarse ante una primera vez 

Conclusiones extraídas de lo que hemos hablado anteriormente:

  • No cargarse de expectativas de experiencias previas 
  • No anticiparse a idealizar lo que aún no ha sucedido 
  • Cuando la primera vez está sucediendo la mente, la emotividad y los sentimientos están en disposición de experimentación y observación así como los sentidos.
  • Si eres la persona responsable de liderar una conferencia, una clase, un diálogo con alguien, deberás tener la capacidad de improvisar y de adaptarte para conectarte con los ritmos de esa otra persona.
  • Sabrás mantenerte novedad porque cada elemento aporta, así como hablamos ahorita con la música: lo rápido o lo lento; lo fuerte o lo suave; lo largo o lo corto 
  • No siempre hay alguien que dirige porque hay una actitud a observarse mutuamente a la compañía, al auditorio, al paisaje..

Conclusiones 

Una primera vez no siempre necesita de alguien o no necesita de que algo sea completamente nuevo. Concluimos entonces que una primera vez es toda aquella experiencia que seamos capaces de ver como novedosa y para ello sólo basta depositar  una atención adicional a un suceso específico independiente a si esto sucedió por primera vez o no. Es más una actitud mental, una actitud anímica; y permitirse degustar la suma de todos los detalles para mantenerse en disposición de novedad.

Concluimos que de la misma manera que la música sucede en el tiempo y que vas con atención siguiendo cada compás a la vez,  podrás poner tu atención en las variables de lo suave y lo fuerte; en las variables de los lento y lo rápido; los agudos y los graves; los timbres; los ritmos; las texturas; las densidades. Pero siempre de actitud y de pensamiento presente 

Espero haberte brindado información de interés que incluso te deje inquietudes para seguir consultando al respecto del tema.

A las personas que interactuaron conmigo a través de las redes sociales les doy muchas gracias.  Con mucho respeto y cariño incluí sus nombres y sus aportes en este tema. Espero continúen siendo parte de interacción y de compañía en este podcast Aulamusical.

Te invito entonces a que dejes tus comentarios en Twitter, en Facebook, a través del correo. Estará publicado también el texto de este  audio en una transcripción que realizo con algunos trucos acá de sistemas en www.aulamusical.com/laprimeravez.

Muchas gracias por tu compañía.

Mi nombre es Luis Carlos Moreno de Aulamusical.

Descarga la aplicación favorita que consideres para el podcast y sígueme acompañando en este podcast Aulamusical.

iTunes | Podcast Addict | Podcast Go | Cast box | Player.fm | iVoox | Stitcher | Spreaker | Tunein | Podbeam | Soundcloud |