005. A qué llamas amor

005. A qué llamas amor
A qué llamas amor
A qu√© llamas amor". Reflexiones sobre el uso de la palabra amor y los significados que contiene seg√ļn el cuerpo, la personalidad, la asociaci√≥n de emociones, las relaciones, la auto realizaci√≥n. Los compositores, los escritores, artistas y todos en general requerimos ahondar m√°s en c√≥mo vivimos y c√≥mo difundimos la palabra amor.

Hola,
Mi nombre es Luis Carlos Moreno Cardona y te doy la bienvenida al podcast Aulamusical; Pensamiento musical, inspiraci√≥n y crecimiento. Me complace que est√©s escuchando este podcast. Te cuento que este es el episodio n√ļmero cinco (5) Realizado desde Medell√≠n Colombia.

Hemos hablado en nuestros episodios sobre aspectos humanos y musicales porque un artista es completo cuando se conecta con lo humano y un sentir humano es completo cuando tiene sensibilidad hacia el arte. En los dos episodios anteriores hablamos espec√≠ficamente sobre aspectos de inter√©s para m√ļsicos pero esta vez vamos a tomar un tema que est√° abierto a todo tipo de p√ļblico. Abordamos algo que es un poco atrevido y precisamente tan humano y tan art√≠stico como puede ser el tema del amor y las relaciones.

Hice esta semana una pregunta en las redes sociales acerca de "¬Ņa qu√© le llamas amor y luego te das cuenta que no lo es?" y de eso hablaremos precisamente en este episodio.

Pareciera que el amor es un tema exclusivo para terapeutas, pero los artistas hacen tantas alusiones al amor y esta palabra es tan pronunciada en todos los √°mbitos de la cotidianidad que es muy oportuno que intentemos exponer algunas cosas en este episodio que son tanto de inter√©s para quienes nos escuchan en general y para los m√ļsicos que han venido sum√°ndose como seguidores del podcast Aulamusical.

ūüéß Escuchar en Google Podcast

Generalmente evitamos preguntarnos sobre el significado que le damos a la palabra amor. Los autores, los poetas hemos gastado infinidad de letras sobre el amor pero generalmente no aportamos reflexiones sino que expresamos parte del contenido de la misma manera cotidiana como lo vivimos y lo que hacemos es sumarle confusión generalizada a este término incomprendido y distorsionado pero al que todos anhelamos.

El amor es una palabra tan utilizada en libros, canciones, pel√≠culas, telenovelas, series, en publicaciones virales de las redes sociales, e incluso muy estudiada por fil√≥sofos y te√≥ricos desde diferentes ramas de la ciencia. A pesar de eso seguimos creando nuestras propias simbolog√≠as y significados seg√ļn las experiencias personales; seg√ļn las construcciones que nos hicimos de peque√Īos a partir de los adultos cercanos y sus influencias; a partir de las amistades de la infancia y de la sociedad en general.

Voy a proponer en este episodio que hagamos tres an√°lisis diferentes acerca de c√≥mo reflexionar un poco m√°s sobre el amor. La primera forma que planteo es que revisemos el amor seg√ļn los roles que tenemos en las relaciones humanas.

1. Los roles de las relaciones

Usaré cuatro figuras simbólicas para que revisemos en cuál de ellas se puede encontrar más frecuentemente nuestra concepción del amor.

Estas son las cuatro palabras o figuras que usaremos:

  • La del hijo (a)
  • La parte fraternal o de los hermanos
  • La de los amantes
  • La paternal o maternal.

La figura del hijo

Cuando uno es bebé, experimenta el amor en la faceta de los hijos, es decir, como hijo o hija te dedicas más frecuentemente a la actitud de recibir. Valoras más aquellas acciones en las cuales otras personas te brindan la sensación de protección, de cuidado y seguridad. Estamos todo el tiempo en actitud de depender.

La figura fraternal

Cuando vives el amor, con la figura de los hermanos, la fraternal, se da en un nivel más horizontal. Estás en actitud de compartir, realizas acuerdos amigablemente porque en esta forma de relacionarse es también la faceta de la amistad. Se establecen espacios, hay espontaneidad, hay tranquilidad en el trato y un equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe. Es más, hay una especie de codependencia.

La figura de los amantes

Ahora miremos la siguiente etapa: el amor en la faceta de los amantes. No me refiero espec√≠ficamente a un desempe√Īo f√≠sico sino que uso simb√≥licamente esta figura para referirme al trato m√°s profundo, m√°s cercano que el del trato de la amistad o de los hermanos. En esta faceta de los amantes hay m√°s opciones para encontrarse, para coincidir, para complementarse, se nutren juntos porque darse y recibirse es una celebraci√≥n compartida.

La figura paternal o maternal

Vamos entonces para la cuarta parte ue les propongo en esta forma de reflexionar, el amor en la faceta de padres. Es decir, esta actitud paternal o maternal en la que te dedicas más a la actitud de dar. Te dedicas más a aquellas acciones en las cuales otras personas reciben la protección, tu cuidas y brindas seguridad.

Estas cuatro formas de mirarlo pueden ser como las cuatro patas de una mesa, si est√°n las cuatro en equilibrio se puede hablar de una forma integral de vivir el amor. Pero puede ser muy frecuente en las personas que se acomodan solo en una de ellas mientras que las dem√°s facetas est√°n en desequilibrio.

2. El amor seg√ļn las cuatro dimensiones del ser

  • El cuerpo
  • la personalidad
  • la emoci√≥n y sentimientos
  • El deseo de realizaci√≥n.

Estuve indagando esta semana y encontré que un psicólogo Abraham Maslow habla sobre sobre las necesidades de la personalidad; plantea unas seis etapas distribuidas en una pirámide en donde pone en primer lugar las necesidades del cuerpo.

Entonces logré conectar la propuesta del psicólogo Maslow, que habla de las necesidades de la personalidad, con esto que les voy a hablar a continuación.

El cuerpo

Sobre esta parte f√≠sica, sobre esta parte externa donde residen los impulsos, los instintos que nos impulsan a encontrarnos con otras personas. A veces es un encuentro que tiene que ver con la cooperaci√≥n, con coincidir pero muchas veces el encuentro desde lo f√≠sico se lleva es a que alguien use al otro. En el cuerpo se pueden simbolizar todas esas asociaciones con la subsistencia, la seguridad f√≠sica, el empleo, los ingresos, el alimento, el techo, el sustento, en general. Cuando una persona depende de la otra para suplir este tipo de necesidades, com√ļnmente, en forma de gratitud, a esto tambi√©n se le llama amor.

La personalidad

Cuando se aborda el amor desde nuestra personalidad, desde esa imagen p√ļblica, nos interesa m√°s es esa idealizaci√≥n, esas etiquetas de imagen, el respeto de los dem√°s, el reconocimiento, el estatus, la reputaci√≥n. Consideramos que quien nos brinda esa especie de plenitud le llamamos amor.

La emoción y sentimientos

Aclaramos que las emociones son aquellas respuestas b√°sicas. Incluso son como impulsos cerebrales que alteran de alguna manera nuestro cuerpo pero luego los sentimientos son las asociaciones mentales que hacemos con respecto a una emoci√≥n. Es ah√≠ donde no es tan b√°sico definirlo sino que cada quien puede definir a trav√©s de su vida qu√© cosas le generan optimismo qu√© cosas le generan romanticismo, qu√© cosas le generan decepciones, es decir sentimientos que son elaboraciones m√°s complejas o que obedecen a un contraste seg√ļn las vivencias de cada quien y seg√ļn la forma como nos va influenciando la propia experiencia y la sociedad.

El deseo de realización

La cuarta dimensi√≥n es el deseo y no me refiero en esto a la parte meramente f√≠sica, podr√≠a serlo, pero no necesariamente. En esta cuarta se aborda el tema del desarrollo moral, espiritual, la b√ļsqueda, el dar √°nimo, el inspirar, el valor por una meta en la vida, ese impulso de ir hacia...

¬ŅEn cu√°l de estas te mueves cuando relacionas la palabra amor? ¬Ņen cu√°l de estas te mueves cuando consideras que est√°s sintiendo amor hacia alguien?

3. El amor seg√ļn los griegos

El amor suele considerarse como una emoción temporal así como lo son la rabia, la sonrisa… o como un sentimiento un poco más duradero, ya vimos ahorita por qué; un sentimiento puede ser la nostalgia o la gratitud; pero hablar del amor como si fuera solamente una emoción o si fuese solamente un sentimiento sería como quedarnos en síntomas muy momentáneos, muy en la superficie que quedarían solamente relacionados con la personalidad y en el cuerpo.

Sentir motivación hacia alguien, eso a lo que llamamos atracción, es un impulso natural, un llamado a complementarse a través de alguien. Sentir esa tendencia hacia alguien con quien deseamos complementarnos para lograr un contraste o un complemento de lo que somos con lo que es alguien más, pero generalmente este magnetismo hacia alguien nos lo genera una carencia o una sensación de vacío que suponemos tener adentro y esto nos impulsa a ir hacia otra persona.

En griego, a ese magnetismo se le describe con la palabra EROS porque en nuestro cerebro hay un área que está relacionada con todo lo que está involucrando la sensación de placer. Es decir, aquello que nos resulta agradable o de bienestar en diferentes aspectos.

También existe el amor "PHILOS"…
y el amor "AGAPE".

De esta manera no hay lugar a confusión cuando alguien dice:

Amo un helado

Amo a Dios

Ama la literatura,

Amo todo lo que eres

Amor Eros

Al estar refiriéndose a lo que nos genera placer también es en esta parte donde se pone en evidencia como en las telenovelas es más frecuente el conflicto. En nuestro diario vivir, a veces solemos imitar la forma como se relacionan en las telenovelas. Es la forma más básica del amor porque es un amor basado en la necesidad; en la transacción de lo que doy y lo que me interesa recibir. Es una versión distorsionada y quizás la más generalizada para las relaciones de pareja. Es como si la gente aprendiese esta forma de conflicto y la aplicase en su diario vivir. Recordemos y hagamos claridad que una telenovela cuando tiene éxito le alargan episodios; es decir, prolongan el conflicto y se idean las maneras como dificultades al interior de una relación. Por eso digo que esta es una forma distorsionada porque resultamos manipulando la expresión de ese Eros de la manera más superficial para aplicarlo a la mendicidad, a las actitudes egoístas, posesivas y esto se hace para disimular nuestras inseguridades.

En la forma del amor EROS se requiere complicidad, alg√ļn acuerdo o disposici√≥n espont√°nea a la reciprocidad, es decir, se busca claridad en la forma en que aquello que se d√© resulte compensado con la forma en que se obtenga de regreso. Cuando se llega a sentir atracci√≥n hacia alguien suele ser por algo f√≠sico, o intelectual o de protecci√≥n, pero en definitiva es por una especie de compensaci√≥n y por esa b√ļsqueda de algo que resulte placentero.

Hay atracciones en esos niveles:

físicas,

intelectuales,

afectivas.

Amor Philos

Paso ahora a hablar sobre el segundo amor y es el amor PHILOS.

Es esa forma fraternal, es amigable, es el que se siente por la familia, por los padres, por las amistades... un amor horizontal que comparte, que no espera, que sucede para abrigarse abiertamente. No hay mendicidad, no hay necesidad de compensación o complemento sino que hay unos canales de manifestación de ida y vuelta de ese sentimiento de una manera incondicional.

Amor ag√°pe

AGAPE es un tipo de amor incondicional y reflexivo, en el que se tiene en cuenta s√≥lo el bien del ser amado no importa que ese ser lo sepa o no, lo corresponda o no. Se ama y es suficiente, es un amar porque s√≠, y no depende de nada de afuera para que este amor suceda y que incluso suceda en abundancia. Podr√≠amos decir entonces que este tercer nivel de amor seg√ļn los griegos es el m√°s pr√≥spero. El m√°s reconfortante y el que menos dependencias tiene o el que menos cae en la posici√≥n de negociaci√≥n o en la de mendicidad.

CONCLUSIONES

De cada uno de estos niveles de la palabra amor se aprende, en cada una de estas capas hay enriquecedoras formas de percibir facetas amorosas.

Una pareja en determinado momento puede estar unida por un intercambio mutuo de necesidades (EROS)

Puede estar unida en otro momento, sin darse cuenta, por la cooperación y el apoyo en la amigabilidad. (PHILOS)

Y puede en otro momento incluso sin darse cuenta estar en el amor ‚ÄúAGAPE‚ÄĚ es decir la acci√≥n de apoyarse por el simple placer de darse, sin pretensi√≥n de lograr ganancia o exclusividad.

Espero haberte brindado informaci√≥n que genere inquietudes para que consultes m√°s sobre el tema de este d√≠a. A las personas que interactuaron conmigo a trav√©s de las redes sociales, les doy muchas gracias, con mucho respeto y cari√Īo inclu√≠ sus aportes y espero contin√ļen siendo parte de la interacci√≥n del Podcast Aulamusical.

Invito a quienes me están escuchando a través de iTunes, iVoox, Cast box, Soundcloud que dejen sus comentarios. Ese escrito breve y una calificación que resulta ser muy importante para el podcast.

Si deseas hacer alg√ļn tipo de comunicaci√≥n adicional o comentario tambi√©n estoy atento en mis redes sociales en donde me encuentras como Aulamusical en Twitter, Facebook e Instagram.

Descarga la aplicaci√≥n favorita que consideres para el podcast y s√≠gueme acompa√Īando en Aulamusical.