🥇 Curso Completo de Finale 🌟 GRATIS ⭐


Para tus partituras, ¡Empieza a usar FINALE sin Frustraciones en este curso con ejemplos en videos que te llevan a manejarlo con destreza. Sí, es gratis, más de tres horas de información que te sirven para usar un software con pentagramas para dar y recibir tus clases de música en línea para ingresar música ágilmente y para diagramar (maquetar) tus partituras

INSCRÍBETE AHORA


Por: Oliver Emberton Quora contributor

Responderé a tu pregunta, pero primero tengo que explicar toda la civilización humana en dos minutos con la ayuda de una serpiente de dibujos animados.

A los humanos nos gusta pensar que somos un grupo inteligente. Pero esos magníficos y poderosos cerebros que nos permiten dividir el átomo y tocar la luna son los mismos cerebros estúpidos que no pueden empezar una tarea hasta el día antes de que termine.

Evolucionamos a partiendo de criaturas primitivas, pero nunca nos despojamos de su legado. ¿Conoces la parte inteligente y racional de tu cerebro que piensas que es tu conciencia humana? Llamémosle Albert. Vive en tu cerebro junto a un reptil bebé impulsivo llamado Rex:

uncaptioned

uncaptioned

Rex evolucionó hace millones de años - no es de extrañar, en los cerebros de los reptiles - y sus instintos te guían y motivan hasta el día de hoy. El hambre. El miedo. El amor. Lujuria. Los pensamientos de Rex son primitivos y sin lenguaje.

Esta es la parte que no te va a gustar. Rex toma la decisión final en todas tus decisiones. Cada una. Cada una. Una.

Nos gusta pensar en Albert como "nuestro verdadero yo", Él es la parte que habla y razona, la parte consciente del cerebro.. Cuando decidimos ir al gimnasio o escribir ese trabajo, Albert tomó esa decisión.

Rex escucha a Albert. Como un niño, hace mucho de lo que se le dice, siempre y cuando quiera. Pero si Rex prefiere quedarse en el sofá para ver una serie y comer snaks, eso es lo que hará.

La increíble evolución de la humanidad que nos rodea es posible en gran medida porque hemos desarrollado sistemas para nutrir nuestros cerebros de reptil, para someterlos, calmarlos y convertirlos.

Mucho de esto en este sistema que llamamos "civilización". La comida y el refugio fácilmente disponibles se encargan de mucho. También lo hace un sistema de ley y justicia. Educación obligatoria. Entretenimiento. Monogamia. Todo esto calma a Rex lo suficiente para que Albert haga algo útil, como descubrir la penicilina o inventar los snaks.

Ahora veamos tu aplazamiento o procrastinación.

Estás tomando una decisión con tu mente consciente y te preguntas por qué no la llevas a cabo. La verdad es que el verdadero tomador de decisiones - Rex - no es tan maduro.

Imagina que tienes que convencer constantemente a un niño para que haga lo que tú quieres. Para acciones simples, afirmar su autoridad podría ser suficiente. "Es hora de cenar". Pero si ese niño no quiere hacer algo, no escuchará. Necesitas engatusarle:

  • Olvida la lógica. Una vez que has decidido hacer algo, la lógica y la racionalidad no te ayudarán. Tu reptil interior puede ser aplacado, asustado y excitado. Pero no habla con el lenguaje y no puede ser razonado.
  • El bienestar es importante. Si tienes hambre, estás cansado o deprimido, tu reptil bebé se rebelará. Si no te cuidas, llorará y gritará y se negará a hacer una maldita cosa que le digas. Para eso está él. Come, duerme y haz tiempo para divertirte.
  • Cultiva la disciplina. Construir una rutina de refuerzo positivo y negativo. Si quieres que un niño coma sus verduras, no le des primero el postre. Recompénsese por los éxitos, y establezca castigos seguros por sus fracasos. Ejemplos clásicos incluyen comprometerse con un objetivo público, o trabajar en equipo - la presión social puede influir en Rex.
  • Incita a la emoción. Tu cerebro de reptil responde a la emoción. Ese es su lenguaje. Así que ponte en marcha, o atemorízate. Charlas motivacionales, películas y artículos pueden funcionar, por un tiempo. Uso música dramática (una de mis listas de reproducción favoritas se llama "Música para ir a conquistar mundos"). Imagina la felicidad asociada a hacer algo, o los horrores de fallar. Haz que tu imaginación sea lo suficientemente vívida como para que te estremezca. Usamos trucos similares con los niños por una razón: "Cepíllate los dientes o se te caerán”.
  • Forzar un comienzo. Lo más importante que puedes hacer es empezar. Muchos de los instintos de Rex son para evitar el cambio, y una vez que empiezas algo, esos instintos empiezan a inclinarse a tu favor Con suficiente tiempo, puedes incluso convencer a Rex de que le encantaba hacer las cosas que odiaba. Hay una razón por la que obligamos a los niños a ir a la escuela o a probar las lecciones de piano.
  • Prefiere un buen entorno. Rex es miope y no muy brillante. Si ve un icono de Facebook, lo querrá. Es como mostrarle a un niño el comienzo de un programa de TV genial inmediatamente antes de dormir. Diseña tu entorno para que esté libre de tales distracciones: cierra la sesión de mensajería instantánea, apaga las notificaciones, apaga el correo electrónico. Tengan lugares separados para el trabajo y la diversión, e idealmente computadoras separadas (o al menos cuentas).

Una vez que sepas qué deseas buscar, empezarás a reconocer los patrones de rex y a controlarlos.

Hay un reptil bebé impulsivo en tu cerebro, y desafortunadamente, tiene el volante. Si puedes ser un buen padre para él, hará principalmente lo que tú digas, y te servirá bien. Sólo recuerda quién está a cargo.

Este artículo apareció  originalmente en Quora