🥇 Curso Completo de Finale 🌟 GRATIS ⭐


Para tus partituras, ¡Empieza a usar FINALE sin Frustraciones en este curso con ejemplos en videos que te llevan a manejarlo con destreza. Sí, es gratis, más de tres horas de información que te sirven para usar un software con pentagramas para dar y recibir tus clases de música en línea para ingresar música ágilmente y para diagramar (maquetar) tus partituras

INSCRÍBETE AHORA


Por Kate Murphy, nytimes.com, 29 de abril de 2020

El mes pasado, las descargas globales de las aplicaciones Zoom, Houseparty y Skype aumentaron más del 100 por ciento, ya que las videoconferencias y los chats sustituyeron a los encuentros cara a cara que tanto echamos de menos. Con sus caras dispuestas en una cuadrícula que recuerda al programa de juegos "Hollywood Squares", la gente asiste a happy hours virtuales y a fiestas de cumpleaños, celebra reuniones de negocios virtuales, aprende en aulas virtuales y tiene psicoterapia virtual.

Pero hay razones para desconfiar de la tecnología, más allá de las preocupaciones de seguridad y privacidad ampliamente reportadas. Psicólogos, informáticos y neurocientíficos dicen que las distorsiones y retrasos inherentes a la videocomunicación pueden acabar haciendo que te sientas aislado, ansioso y desconectado (o más de lo que ya estabas). Quizás sea mejor que hables por teléfono.

El problema es que la forma en que las imágenes de video son codificadas y decodificadas digitalmente, alteradas y ajustadas, parcheadas y sintetizadas introduce todo tipo de artefactos: bloqueo, congelación, desenfoque, sacudidas y audio fuera de sincronización. Estas alteraciones, algunas por debajo de nuestra conciencia, confunden la percepción y confunden las sutiles señales sociales. Nuestro cerebro se esfuerza por llenar los huecos y dar sentido al desorden, lo que nos hace sentir vagamente perturbados, intranquilos y cansados sin saber muy bien por qué.

Jeffrey Golde, un profesor adjunto de la Escuela de Negocios de Columbia, ha estado impartiendo su clase de liderazgo, que anteriormente se hacía en persona, a través del Zoom, desde hace un mes y dijo que ha estado extrañamente desgastado. "He notado, no sólo en mis estudiantes, sino también en mí mismo, una tendencia a decaer", dijo. "Se hace difícil concentrarse en la cuadrícula y es difícil pensar de manera consistente".

Esto concuerda con las investigaciones sobre los intérpretes de las Naciones Unidas y de las instituciones de la Unión Europea, que informaron de sentimientos similares de agotamiento, confusión y desavenencia al transmitir los procedimientos por vídeo. Los estudios sobre la videopsicoterapia indican que tanto los terapeutas como sus pacientes también suelen sentirse fatigados, descontentos e incómodos.

Sheryl Brahnam, profesora del departamento de tecnología de la información y ciberseguridad de la Universidad Estatal de Missouri en Springfield, explica el fenómeno comparando la videoconferencia con alimentos altamente procesados. "La comunicación en persona se asemeja a la videoconferencia tanto como un verdadero panecillo de arándanos se asemeja a un panecillo de arándanos empaquetado que no contiene ni un solo arándano sino sabores, texturas y conservantes artificiales", dijo. "Comes demasiado y no te sentirás muy bien".

Las videollamadas son ideales para que los niños pequeños den besos a sus abuelos, mostrar a la gente lo que estás cocinando para la cena o demostrar cómo hacer una máscara facial con los bóxers. Pero si quieres comunicarte con alguien de manera significativa, el video puede ser exasperante.

Esto se debe principalmente a que los seres humanos son extremadamente receptivos a las expresiones faciales de los demás. Las auténticas expresiones de emoción son una variedad compleja de diminutas contracciones musculares, especialmente alrededor de los ojos y la boca, a menudo percibidas subconscientemente, y esenciales para nuestra comprensión mutua. Pero esas contracciones que se manifiestan casi siempre desaparecen en el vídeo pixelado o, peor aún, se congelan, se suavizan o se retrasan para preservar el ancho de banda.

Esto no solo afecta a nuestra percepción, sino que también afecta a nuestra capacidad de reflexionar. Para reconocer la emoción, tenemos que encarnarla, lo que hace que el reflejo sea esencial para la empatía y la conexión. Cuando no podemos hacerlo a la perfección, como sucede durante un videochat, nos sentimos inquietos porque es difícil leer las reacciones de la gente y, por lo tanto, predecir lo que harán.

"Nuestros cerebros son generadores de predicción, y cuando hay retrasos o las expresiones faciales se congelan o no están sincronizadas, como sucede en Zoom y Skype, lo percibimos como un error de predicción que hay que arreglar", dijo Paula Niedenthal, profesora de psicología de la Universidad de Wisconsin en Madison, especializada en la respuesta afectiva. "Ya sea subconsciente o consciente, tenemos que esforzarnos más porque algunos aspectos de nuestras predicciones no se confirman y eso puede ser agotador".