017. Las cosas que nos aportan paz

017. Las cosas que nos aportan paz
Las cosas que nos aportan paz

Cómo afrontar la confusión. En la época en que todos los pensamientos van a revoluciones aceleradas, cuando simultáneamente hay más asuntos por resolver y que más pareciera distraernos lo externo y los otros; abordemos el tema: Cómo convivir con todo esto y lograr encontrar las cosas que nos aportan paz.

Hola. Mi nombre es Luis Carlos Moreno Cardona y te doy la bienvenida al podcast Aulamusical: Pensamiento musical, innovaci√≥n y crecimiento. Me complace que est√©s escuchando este podcast. Este es el episodio n√ļmero 17, realizado desde Medell√≠n, Colombia.

Para comunicarte conmigo lo puedes hacer a través de las redes sociales, buscando el nombre Luis Carlos Moreno Cardona o con la palabra Aulamusical. Tengo un sitio web en donde puedes además encontrar el historial de mis episodios y algunos temas más. la dirección es: www.Aulamusical.com

Voy a compartirte algunos de los acontecimientos que tuvieron lugar esta semana que ha sido como cualquiera de las otras semanas, pero me detengo un poco en esta, para revisar los detalles y encuentro en ella anímicamente la sensación de verla llena de tesoros.

Hacer un alto, revisar, reflexionar, mirar en cámara lenta, como desde afuera, como si fuéramos un espectador es la práctica que nos permite llegar a los aprendizajes; volver a nosotros mismos, por encima del remolino de preocupaciones externas. Mencionaré los acontecimientos en el orden en que los he ido recordando y no es necesariamente el orden de importancia, los sucesos los expondré entrelazados.

ūüéß Escuchar en Google Podcast

Me propuse esta semana hacer uno de mis recorridos al trabajo, como lo hago todos los d√≠as, pero esta vez adem√°s iba a grabar en el celular el sonido del ambiente, registrando el paisaje sonoro que atravieso cada d√≠a desde casa hasta llegar al lugar de trabajo. Estando en casa, activ√© la grabaci√≥n justo antes de ir hacia la puerta, el audio deja en evidencia ese momento en que extraigo las llaves del bolsillo, abro la puerta y giro nuevamente el seguro de la chapa. Les comparto a continuaci√≥n parte de esa experiencia. [audio]. Al empezar a descender las escaleras y quedando ocupado el celular con la grabaci√≥n mi mente empez√≥ a decirme c√≥mo ocupar mis pensamientos los pr√≥ximos veinte minutos? la pregunta surgi√≥ y soy sincero al compartirla porque para mi como para la mayor√≠a de las personas el hecho de tener un dispositivo al alcance de la mano que sirve para tantas cosas a la vez, se convierte en una tentaci√≥n de consulta frecuente y as√≠ la mente est√° programada para consultar novedades a√ļn sin haber recibido las notificaciones. Antes de salir del edificio ya me hab√≠a respondido la pregunta concluyendo que deb√≠a involucrarme en la experiencia. Participar y registrar al igual que la grabaci√≥n, caminar y ser consciente de los sonidos que estaban sucediendo.

Esta semana, tuve la posibilidad de almorzar con dos personas con quienes hay un vínculo de amistad especial, ese tipo de amistades valiosas en las que casi sin tener tiempo para vernos ni estar en constante comunicación, ni contamos necesariamente todo lo que nos pasa, logramos que un encuentro se convierta en un oasis que da pausa a los afanes del trabajo, las preocupaciones de cada quien, y se sonríe un rato en la posibilidad de escucharse unos a otros.

Tambi√©n voy a contarte que esta semana recopil√© nueva informaci√≥n sobre una sequedad que tengo en los ojos, un tema de salud que tuve entre los 15 y los 20 a√Īos y que en aquel entonces dur√≥ unos cinco a√Īos entre consultas m√©dicas e intentos fallidos de medicamentos. Hace unas semanas la irritaci√≥n volvi√≥ acompa√Īada de hipersensibilidad a la luz. Compr√© unas gafas oscuras para proteger el exceso de luz que experimento al medio d√≠a cuando hago el recorrido al ir a almorzar hasta un lugar cercano al edificio donde trabajo. Como para cualquier problema de salud un ciudadano inicia un proceso de autorizaciones m√©dicas en las empresas administradoras de salud y estas autorizaciones van escalonando por niveles y se van gastando varios d√≠as en ese proceso. He pensado que quien se invent√≥ el funcionamiento de las empresas de salud es alguien que cree a ‚Äúojos cerrados‚ÄĚ oigase bien jajaja que a cada paciente hay que aplicarle el conocido refr√°n que dice ‚Äú el tiempo todo lo cura. Es como si la empresa deseara que mientras se pone al paciente a esperar la agenda entonces ah√≠ se va curando solito. El tiempo es nuestro m√©dico de cabecera.

En casa estuve un poco malhumorado esta semana, en las noches, debo admitirlo. Esas escenas t√≠picas familiares de convivencia en que se expresan recomendaciones para compartir los espacios en asuntos cotidianos. Cuando dichos acuerdos son irrespetados surge algo de ofuscaci√≥n inevitablemente, frustraci√≥n por unos linderos de afecto que uno desea experimentar con los miembros de la familia en los que se considera que es precisamente los detalles del d√≠a a d√≠a los que nutren y fortalecen la armon√≠a. Para andar sin rodeos el caso particular esta vez es sobre ponernos de acuerdo en respetarnos los horarios de sue√Īo.

Tuve la oportunidad de ir a cine, la trama aborda conmovedoramente la historia de un reconocido m√ļsico cuya carrera entra en descenso por un conflicto familiar de infancia que lo lleva a un remolino de alcohol y drogas. ir a cine es una pausa, un momento para hacer poco y observar. Eso es nutritivo.

Retomemos la vivencia de la grabaci√≥n de los sonidos ambientales del recorrido desde mi casa hasta el lugar de trabajo. Mi mente pendiente de lo que pasa alrededor, m√°s consciente de las miradas de las personas, consciente de las posici√≥n de mi mano izquierda sujetando el celular y cuidando la grabaci√≥n, con la otra mano sujetando el paraguas porque la ma√Īana inici√≥ con algo de lluvia. Los sonidos de los veh√≠culos, empezaron a convertirse en novedosos, al hacerme consciente ellos empezaron a volverse cada vez m√°s diversos entre s√≠, es como si hubiese veh√≠culos de muchas especies y a velocidades diversas. El o√≠do empez√≥ a percatarse de los peque√Īos detalles del recorrido: los tonos de las voces de las personas, sus conversaciones aceleradas a primera hora de la ma√Īana, tantas sonoridades rodeando como un concierto en audio binaural, todo para mi.

En el almuerzo con el amigo y la amiga mutua, me sent√≠ c√≥modo. En este tipo de reuniones con ellos voy m√°s dispuesto a escuchar que a hablar, entre los temas recuerdo que como personas mayorcitas ya tenemos en com√ļn, y por diferentes motivos de cada uno, el asunto de los alimentos que consumimos y los que ya no tanto. Nos pusimos al d√≠a sobre las novedades de lo que estamos retirando de nuestra mesa por aquello de llevar una vida adulta precavida, saludable que incluye reducci√≥n de harinas blancas, reducci√≥n de l√°cteos, reducci√≥n de az√ļcares.

Esta semana fui a la farmacia, a comprar una soluci√≥n est√©ril que tiene como prop√≥sito humedecer los ojos. Me gusta mirar a los ojos, me retiro las gafas y las pongo sobre el mostrador. La chica que me atendi√≥ tom√≥ en sus manos mis gafas y dijo ‚ÄĒ qu√© bonitas! ¬Ņqu√© marca son? me agrad√≥ su espontaneidad y mi sonrisa con ella se fue tambi√©n en la mente al transportarse a recordar a la persona que me asesor√≥ en la adquisici√≥n de los lentes, seguro hizo un buen trabajo a juzgar por la actitud de la vendedora de la farmacia. Le sonre√≠, le d√≠ las gracias ella sonri√≥, y me fui a casa algo halagado. Es poco frecuente hallar momentos para la sonrisa cuando se va de prisa. Al llegar al apartamento realic√© varias lecturas que me permitieran comprender m√°s la situaci√≥n de mis ojos asociada quiz√°s a la contaminaci√≥n, al estr√©s por las pocas horas de sue√Īo. Esta vez existe mucha informaci√≥n disponible que permite m√°s all√° de la misma medicaci√≥n tradicional estudiar ayudas para aportar al funcionamiento saludable del cuerpo.

La informaci√≥n consolidada dice que la cantidad de horas adecuadas de sue√Īo son ocho. que mediante el buen tiempo de sue√Īo el organismo se restablece, se nutre, se libera, se renueva, se sana incluso a trav√©s de procesos que suceden aprovechando ese periodo en que nuestras mentes van a un ritmo m√°s lento y nuestra posici√≥n corporal se encuentra relaja.

En la escena que m√°s me conmovi√≥ de la pel√≠cula, antes de la mitad de la misma, el protagonista que es m√ļsico, envi√≥ a su conductor a la casa de la protagonista para que se la llevaran al escenario del concierto en el que √©l estar√≠a cantando, cuando la protagonista es llevada hasta la parte trasera del escenario y el m√ļsico la ve, suelta la guitarra, va y le hace saber a ella que hizo un arreglo musical de una canci√≥n basado en dos estrofas que ella le hab√≠a cantado la noche anterior y que la iba a anunciar en pleno concierto para que cantaran juntos. Me conmovi√≥ grandemente que el protagonista nos hiciera saber en ese momento que en la noche anterior hab√≠a puesto toda su atenci√≥n al escucharle a ella algo que le cant√≥ de manera muy informal. Mi diafragma se empieza a contraer en posici√≥n previa al llanto, unos movimientos involuntarios del vientre alto y los pulmones moviendo impulsos bruscos y peque√Īos de corrientes de aire y me dije, un momento, por qu√© te est√°s preparando para llorar, la escena est√° un poco forzada.

Luego de realizar la grabaci√≥n de los sonidos del recorrido de mi casa hasta la oficina, la doy al bot√≥n parar justo luego del saludo que le doy a la secretar√≠a a la entrada del piso donde trabajo. La grabaci√≥n qued√≥ guardada pero mis o√≠dos siguieron super atentos a todo lo que sonaba. Mi recorrido de veinte minutos me hab√≠an puesto en modo receptivo, y qued√© con la sensibilidad de escucharlo todo: el voltear de una hoja de papel en un escritorio vecino, un timbre de tel√©fono, unos pasos que vienen, otros que van. qued√≥ activada mi atenci√≥n sorprendentemente para todo lo sonoro, me sent√≠a tranquilo y lo disfrutaba, me sent√≠a como un ni√Īo descubriendo sonidos.

En el almuerzo con los amigos una frase concreta qued√≥ registrada como un momento importante de la conversaci√≥n, est√°bamos hablando sobre los aparatos y mi expresi√≥n de resistirme a darle mucha importancia al aporte de los aparatos dentro del proceso creativo para los artistas y el amigo dijo entonces dale el siguiente enfoque a tu proceso creativo ‚Äúcada persona es un dispositivo a trav√©s del cual otra persona logra expresar lo que por s√≠ misma no le es posible‚ÄĚ. Buen apunte.

La información adicional que he ido encontrando sobre las enfermedades hace reflexionar que alrededor de toda falencia de salud hay una reflexión, una invitación a mirarnos a nosotros mismos, una insistencia en la importancia del autocuidado, una posibilidad de devolver la mirada a lo que nos da paz. Estamos en una época que nos arrebata la atención, que nos acelera bombardeando constantemente distractores que sin filtro nos llegan a todos los sentidos ocupando los pensamientos.

Los conflictos en casa se reducen cuando uno deja de esperar que las dem√°s personas hagan su parte, cuando uno deja de registrar si el grado de corresponsabilidad y de aporte es mutuo, cuando se deja de medir qui√©n est√° poniendo m√°s que los dem√°s. La familia es el c√≠rculo reducido inmediato con quien primero se debe poner en ejercicio nuestro desempe√Īo social, nuestra tolerancia. Lograr armon√≠a en la familia es el doctorado en comprender y dejar ser: luego de lograr la comprensi√≥n en casa, sin juzgar, uno est√° preparado para ampliar los c√≠rculos de relaci√≥n.

Volvamos a la escena de la pel√≠cula, esa escena en la que sent√≠ que iba muy r√°pido: ¬Ņc√≥mo as√≠ que los dos personajes principales ya est√°n cantando juntos unas estrofas que van a sellar su v√≠nculo el resto de la pel√≠cula?, c√≥mo que el protagonista compuso una canci√≥n con versos de la chica cuando ni ella estaba segura del rumbo de sus dos versos en construcci√≥n. √Čl fue lo suficiente bueno para escucharla, √©l le dio existencia a la canci√≥n de ella, √©l fue el dispositivo para que esa canci√≥n existiera. √Čl fue el medio para que la magia del inicio de la relaci√≥n fuera posible. En esas circunstancias dej√© de resistirme y dej√© salir unas cuantas l√°grimas, estaba oscuro, no me contuve, pens√© que si ya me hab√≠a comprado unas l√°grimas artificiales para los ojos ahora ten√≠a un regalo de una dosis grande, gratuita y libre de conservantes... y me solt√©.

Esta semana mantuve un reencuentro con los sonidos, podr√≠a resumirse que esta semana encontr√© unos verbos que dan paz; acciones recurrentes que se conectaron en diferentes sucesos hasta que se volvieron importantes: escuchar, observar, soltar, autocuidar, alimentar la curiosidad. Revisar en c√°mara lenta, sin recetas, hacer una propia reflexi√≥n, observar en las otras personas que nos dedican tiempo lo que para ellas es importante, ver como un regalo de la vida a quienes reciben lo que tenemos para compartirles. Hay personas con quienes todo lo que nos sucede nos parece m√ļsica, a√ļn sin poseerse, a√ļn sin hacer nada, a√ļn mientras se comparte en silencio, incluso en la distancia.

La vida nos brinda constantemente dosis que sanan, que nos dan respuesta o que nos estimulan a seguir buscando por sí mismos la seguridad la estima el reconocimiento, la confianza, la independencia personal y el sentimiento de realización. No hay un aspecto específico que se lleve el protagonismo completo es una integralidad de ingredientes que todos suman, todos tienen una función y solo se necesita que estemos ahí conscientes de observarlos y escucharlos para que sean recorridos, escuchados y cuidados en equilibrio.

Cada d√≠a es una oportunidad para saludar a quien consideramos importante en nuestra vida, para tomarnos un caf√© con alguien o pensar en alguien mientras nos tomamos el caf√©. Cada acci√≥n es una opci√≥n de alimentar la sensibilidad y disminuir las reacciones aut√≥matas. cada quien tiene una semana que vale la pena ser revisada, repasada. cada uno de nosotros merecemos permitirnos m√°s tiempo para escuchar la m√ļsica favorita, ver la fotograf√≠a de nuestra persona favorita, ir tras ella para vivirla y admirarla; darnos cuenta que lo que nos sucede cuando es favorable es un regalo y cuando son adversas, son oportunidades para fortalecerse.

Cada quien merece encontrar en sus reflexiones qué tipo de vivencias nos conecta a la tierra y que tipo de cosas nos fortalece las alas. La vida sucede en forma de una amistad que nos alimenta varias facetas de la vida; un libro nuevo que deberíamos leer, un personaje que deberíamos indagar; saber parar al encontrar una pausa en un paisaje de lluvia, el agua que corre, el chorro que cae, una ventana, una taza de café; valorar el ritmo de unos pasos, ponerse en los zapatos de alguien, reflexionar sobre los propios senderos y no olvidar de donde vinimos en nuestra familia y las vivencias que se convirtieron en inventario.

Cada quien se merece alguien a quien admirar, alguien a quien cuidar, alguien que nos invite a no olvidarnos de nosotros mismos. cada quien se merece un momento para escribir sobre lo que amamos o sobre lo que nos preocupa; sumergirnos en el acontecimiento de un reencuentro, o una despedida, comprender y disfrutar el rol que desempe√Īamos dentro de nuestra casa y permitirnos tambi√©n el tipo de firmamentos a donde queremos volar; encontrar placer tiempo para el deporte, la alimentaci√≥n, aprender de las virtudes de los otros y agradecer en especial las ense√Īanzas que provienen de los defectos de los otros; merecemos soltarnos de unos karmas de los padres pero amorosamente acordarnos tambi√©n de apoyarlos amorosamente en lo que nos sea posible. Finalmente, que no se nos olvide encontrar valor en perder el tiempo viendo una serie de televisi√≥n, sin el celular a la mano, apagadas las notificaciones; encontrar valor en entregarse a alguien pero sin perder el derecho a conservarse libre y en la comodidad de recorrer cada quien los propios intereses.

Espero haberte brindado información que te genere inquietudes para que consultes más sobre el tema de este día.

Agr√©game a tus favoritos, o dale al bot√≥n seguir, seg√ļn la aplicaci√≥n de podcast que prefieras. Me encuentras en iTunes, Spotify, en muchos reproductores de podcast para Android y tambi√©n en reproductores en l√≠nea. Al seguir mi programa recibes notificaciones de las publicaciones futuras. Con tu reproductor de podcast puedes tambi√©n descargar los episodios existentes para escucharlos m√°s tarde sin consumo de datos; cuando est√°s haciendo deporte o cuando vas en el transporte, es decir: cuando quieras y donde quieras.

Deja tus comentarios en iTunes, Cast Box, iVoox o en la p√°gina www.Aulamusical.com

Cada mensaje es muy importante. Espero leer lo que quieras compartirme en redes sociales donde me encuentras como Aulamusical: en Instagram, Facebook, Twitter y YouTube.

Mi nombre es Luis Carlos Moreno Cardona. Hasta el próximo episodio y recuerda que el contenido de este episodio también está publicado en texto en www.aulamusical.com/cosasquenosaportanpaz

Descarga la aplicaci√≥n favorita que consideres para el podcast y s√≠gueme acompa√Īando en Aulamusical.