🥇 Curso Completo de Finale 🌟 GRATIS ⭐


Para tus partituras, ¡Empieza a usar FINALE sin Frustraciones en este curso con ejemplos en videos que te llevan a manejarlo con destreza. Sí, es gratis, más de tres horas de información que te sirven para usar un software con pentagramas para dar y recibir tus clases de música en línea para ingresar música ágilmente y para diagramar (maquetar) tus partituras

INSCRÍBETE AHORA



Hoy te voy a hablar acerca de esa dualidad que hay entre las personas que son muy talentosas y las personas que tienen que esforzarse mucho más.

  • ¿En cuál de las circunstancias te encuentras?
  • ¿Eres una persona que tiene una habilidad y que te aburres fácilmente porque pierdes la novedad?
  • ¿Deseas cambiar constantemente de actividad, todo lo dejas empezado? o ¿eres una persona que se tiene que estar esforzando constantemente para lograr algo?
  • ¿Sientes que a veces es más el esfuerzo que te corresponde mientras otras personas ya lo han logrado antes que tú?

Esta situación nos pone en una dualidad entre quién se aburre primero

Si la persona talentosa que pierde el interés por algo nuevo que está conociendo; esta persona que de pronto siente que algo es demasiado fácil y por eso lo ve insignificante; o la persona que cada día se tiene que ir esforzando.

La influencia del uso de medios tecnológicos de transmisión de información

Ahora con el uso de la tecnología como medio para obtener la información; ya sea a través de un celular, una computadora, los medios de comunicación, nuestro cerebro se ha estado adiestrando para que constantemente esté recibiendo información nueva. Esta información la procesa rápidamente, casi inmediatamente después de que se produce el suceso. De esa manera las notificaciones en nuestros dispositivos están, de alguna manera, predisponiendo nuestro cerebro para que esté cambiando constantemente de actividad, para que algo nuevo le llame la atención. De esa manera, se corre un alto riesgo de que nos desconcentramos de la actividad que estamos realizando en curso o que no la avancemos de manera suficiente para lograr un objetivo más duradero. Este constante cambio de actividades y de notificaciones de dispositivos se está convirtiendo en un riesgo para los propósitos a mediano y largo plazo.

La necesidad, el riesgo, el reto, como formas en que evoluciona el ser humano

Es verdad que nuestro cerebro ha evolucionado es a través de estarse enfrentando la adversidad, desde cómo afrontar una adversidad, cómo afrontar un peligro. Esto no ha cambiado en la era actual. Por muy seguros que nos sintamos dentro de nuestra casa deberíamos de estar siempre planteando un reto, un riesgo, un paso a seguir, un nuevo propósito por conquistar. De esa manera nuestra actitud anímica nuestra actitud intelectual estaría en pro de algo. Ese algo, aunque tenga para ti más esfuerzo que para otras personas, también, cada vez que lo vas logrando te va generando unas satisfacciones que son muy importantes.

La estrategia de subdividir una meta en pequeñas tareas

Por eso la estrategia que he recomendado en otras publicaciones es que divididas ese propósito a dónde quieres llegar en varias tareas y que cada día te puedas dar cuenta que sí has avanzado un poco en esa misma dirección. Que al final del día tengas esa sensación de tranquilidad de que sí avanzas un poco en esa misma dirección sin perder el rumbo.

Cuando ya tengo identificada una habilidad ¿qué sigue?

Si ya tienes identificada cuál es la habilidad, cuál es tu talento; entonces, ponla a producir, ponla a que genere frutos y el primer fruto que puede producir una habilidad que tengas es que te genere satisfacción, más sensación de auto-reconocimiento, más sensación de que te puedes proyectar mucho más y de que sí tienes un lugar. Si tienes una habilidad quiere decir que para ti es muy fácil llegar a la meta; pero, entonces buscas llegar a esa meta de diferentes maneras. Hazlo una vez y otra vez y que sientas que puedes reinventarlo de varias maneras y lograrlo de muchas formas. De esa manera estarás descubriendo nuevas posibilidades y estarás construyendo nuevas formas de retarte en tus habilidades y expandirlas para obtener mejores resultados.

La persona que tiene dificultades para obtener sus logros, la persona que reconoce que tiene que esforzarse mucho más (es muy posible), y esto lo he aprendido en mi experiencia como docente, que esa persona perdure intentándolo, esforzándose para lograrlo cada día. Esa persona disfruta ver su avance poco a poco. Así que tú lo que tienes que hacer ahora es empezar a emprender en ese propósito y fijarte cuáles son los logros de cada día. Ponte tareas muy logrables, tareas que sean posibles, para que de esa manera cada día puedas ir registrando el avance que vas obteniendo en pro de una misma dirección.

Por ejemplo: si iniciaste un curso, termínalo.

¿Ahora tienes ganas de aprender algo y sientes que algo te frena?

Pues en realidad no hay ninguna barrera. Al siguiente momento podrías estar ya haciéndole preguntas a la web, a este mismo navegador web, para que te responda cuál es el primer paso a seguir acerca de aquello que te interesa aprender. La principal barrera que considero que enfrenta una persona talentosa y una persona que se tiene que esforzar es la de no persistir suficiente en la misma dirección.

La adversidad o dificultad como oportunidad

Vamos nuevamente a que si tú eres una de esas personas que consideras que tiene una dificultad para lograr algo. Mi experiencia como docente me ha dicho que quien tiene dificultad para lograrlo persevera más, se esfuerza más y celebra mucho más cuando lo logra. En realidad tener una dificultad es una gran oportunidad porque esa dificultad, esa resistencia que te muestra la vida para lograr algo que quieres, es en realidad lo que va a permitirte que ese avance y ese momento de llegada los célebres mucho más que aquella persona que lo está logrando con mucha soltura y mucha facilidad. Es muy competitiva la era actual. Nos estamos enterando de la vida privada y de la vida pública de todos con más facilidad y nuestro cerebro constantemente cae en la trampa de compararse con otras personas. También, como estamos viendo a las demás personas desde la distancia, consideramos que tienen una vida perfecta y cada quien a su manera está viviendo sus propios retos. Cada quien a su manera está viviendo su propio camino, sus propias resistencias de la vida. Así que la mejor competencia que puedes establecer ahorita es contigo mismo, contigo misma.

Constancia

Obtén la claridad sobre qué sensación te puede llevar a sentir mejor de lo que ayer te sentías. Haz algo por ti. No te traiciones más. Establece un propósito Camina en pro de ese mismo propósito un poco más; un paso más cada día. De esa manera estaremos fortaleciendo nuestra autoestima, estaremos fortaleciendo nuestras habilidades. Se trata de: persistir más. Estamos tirando la toalla demasiado rápido.

¿A qué llamamos éxito?

Sobre todo en el área de la música donde hay tanta competencia de quién es el más afinado, quién es el que más habilidades tiene, quién es el que más difusión tiene, quién es el que más seguidores tiene. En realidad todo este tipo de competencias nos llevan a generar una idea falsa del éxito y considerar que el éxito está solamente en la punta de arriba de la pirámide. Pero, el éxito es una situación medible de cada día. Tú decides hacia dónde quieres llegar y a qué llamas éxito. Pero no consideres que éxito es el último peldaño de la montaña. El éxito es si no te traicionas más. ¿Por qué hablo de esto en mi canal? Porque este canal es de música y en la música hay una parte a trabajar que es la armonía. Y la armonía es la perfecta combinación de todos los componentes.

Aulamusical.com Luis Carlos Moreno.