Por Luis Carlos Moreno Cardona, Aulamusical.com, Abril 7 2020

Varios sindicatos y artistas han expresado su preocupaci√≥n por las medidas adoptadas hasta la fecha y las que se reclaman de parte del Gobierno para ayudar al sector cultural en general. Expresan que se est√°n descuidando las emergencias. El Ministerio de Cultura y las diferentes instancias del sector cultural del pa√≠s tienen recursos que estaban planeados para ejecutarse en un a√Īo normal. Ahora los sectores de la sociedad, cada quien desde lo que representa pide al estado que redireccione las prioridades que en la marcha han convertido a este 2020 en una¬†calamidad¬†de aprendizaje para todos.

El psicólogo Abraham Maslow habla sobre las necesidades humanas; plantea unas seis etapas distribuidas en una pirámide en donde pone en primer lugar las necesidades del cuerpo. Luego de satisfacer estas necesidades físicas se asciende en la pirámide expandiendo la atención de las necesidades de la personalidad, la emoción y sentimientos, el deseo de realización.

El cuerpo nos permite encontrarnos con otras personas. Ahora el encuentro tiene que ver más con la cooperación, con coincidir y ayudarnos. En el cuerpo se atienden la subsistencia, la seguridad física, el empleo, los ingresos, el alimento, el techo, el sustento, en general.

En el libro Historia de Una Querella expresa Victor laignelet sourdis que "algunos arque√≥logos datan el origen del arte en una serie de cambios que ocurrieron hace 40.000 a√Īos entre el Paleol√≠tico Superior y el Paleol√≠tico Medio, cuando en respuesta al apremiante impulso de supervivencia, la inteligencia t√©cnica, social, ling√ľ√≠stica y creativa floreci√≥ abiertamente en el hombre. Desde el lejano para√≠so inconsciente de Australopithecus se recorri√≥ un largo camino, pasando por Homo habilis, Homo erectus, arcaico sapiens, Homo neanderthalensis, hasta dar el gran salto hacia la autoconciencia, lo que sin duda le vali√≥ la expulsi√≥n del para√≠so natural inconsciente, cuando surgi√≥ en el seno de la naturaleza como una especie que sabe lo que sabe: Homo sapiens sapiens, y desde el amanecer de esta conciencia emergente tuvo que enfrentarse a un mundo que le parec√≠a hostil, desconocido, fascinante y misterioso".

Estamos en un momento general para el planeta, en el cual se requiere equilibrar esa inteligencia t√©cnica, social, ling√ľ√≠stica y creativa, salir de la comodidad de una especie que hist√≥ricamente sabe que sabe y movilizar todos los recursos para proyectarse hacia lo que sabe que no sabe. La situaci√≥n actual requiere esas reacomodaciones. Ahora estamos de frente a una realidad hostil, desconocida y misteriosa y como especie el llamado es a atender las necesidades en el orden que requiere la supervivencia.

Estos cambios que solicitan y que requieren los sectores sociales, no dependen exclusivamente de los ejecutivos que est√°n al frente de secretar√≠as o ministerios. La situaci√≥n involucra a consejos municipales y al Congreso de la Rep√ļblica para que act√ļen de acuerdo con la necesidad urgente. Es necesario flexibilizar o direccionar la ejecuci√≥n de recursos para la actual situaci√≥n. Los alcaldes y gobernadores tienen la potestad de maniobrar hasta cierto punto pero se requiere que la rama legislativa responda al reto de la emergencia actual.

En un art√≠culo reciente del¬†diario Elcolombiano.com, Richard Gutierrez Fernandez nos cuenta que apenas el fin de¬†inicio de abril, quince d√≠as despu√©s de declarada la anormalidad, una comisi√≥n accidental del Congreso colombiano fue designada para analizar la posibilidad de sesionar de manera virtual. Entre las conclusiones, la Comisi√≥n se√Īal√≥ que las sesiones virtuales s√≠ cumplen con la Constituci√≥n Pol√≠tica y la Ley, y recomend√≥ a la junta directiva del Congreso que, una vez adquirida la plataforma tecnol√≥gica, se proceda al fin a la convocatoria de las sesiones. El Congreso deb√≠a iniciar sus sesiones ordinarias a mediados de marzo. Las circunstancias actuales demandan que el Congreso asuma urgentemente la responsabilidad de revisar y reajustar diversos aspectos para que las normas¬†para lo ejecutivo tengan una coherencia de frente a las necesidades actuales del pa√≠s.

Sandra Milena Hern√°ndez, presidenta de la Federaci√≥n de Artistas Uno-A y del Sindicato de M√ļsicos Orm√ļsica -organizaciones que aglutinan a m√°s de 38.000 artistas de todo el pa√≠s- le dice al gobierno, en su rama ejecutiva y legislativa que los artistas los est√°n buscando, que la sociedad los reclama. ‚ÄúNo queremos molestar y estamos dispuestos a apoyar al gobierno en este desaf√≠o que, sabemos, es monumental, pero necesitamos que nos miren, que nos incluyan. Yo les dir√≠a: sin ustedes no podremos. Sabemos que no podr√°n hacer frente a todo el mundo, pero si ellos se ocupan de unos y nosotros de otros, seguramente habr√° mucha menos gente que padezca hambre. No quiero recibir otra llamada de colegas artistas diciendo que quieren suicidarse por desesperaci√≥n, por falta de comida. Estamos dispuestos a trabajar y a ayudar al gobierno, pero no podemos hacerlo solos. Queremos sentarnos y hablar con ellos. Queremos que nos escuchen‚Äú.

Articulos de referencia y contexto antes y después de esta nota: